Caballitos de mar como mascotas

caballito de mar

Los caballitos de mar son entre las especies marinas las más admiradas, por su apariencia y porque son vertebranos, los únicos, que tienen relación con la llamada aguja de mar. No es fácil encontrar cabalitos de mar,  como especie en vías de extinción su tenencia está penalizada en muchos países, aunque hay otros en que se puede tener porque se aceptan como mascotas. Su atractivo se centra en el rostro que nos evoca a imagen de los caballos terrestres fuera de esto los caballitos de mar son unos silenciosos animales que se recomiendan bien para un acuario.

Pero no es fácil elegir caballitos de mar como mascota debido a que necesitan un entorno que recree totalmente su hábitat natura de lo contrario mueren de inanición porque son en este sentido muy delicados.  Como especie son muy especiales, tienen la cabeza en ángulo recto con el cuerpo y el cuerpo comprimido lateralmente así como el esqueleto cutáneo formado por anillos anulares óseos, llamado también armadura de placas o escudos óseos, que dan rigidez al tronco.

Su cola es de tipo prensil para permitirle el anclaje en los tallos marinos, a diferencia de los peces,  no tienen aletas caudal y ventral mientras que la pectoral y dorsal tienen forma de abanico. Las aletas como en toda su especie sirven para desplazarse, con la dorsal horizontalmente y con la pectoral verticalmente. Con una constancia de 3 veces y media por segundo, lo que le permite desplazarse suave y fácilmente.

Pero contrario a los demás peces, los pescaditos de mar son lentos para nadar, tan lentos que algunos expertos en las especies marinas han calculado que un caballito de mar tardaría hasta un día y medio en recorrer una distancia de un kilómetro. Su visión es peculiar también porque sus ojos tienen movimientos independientes e uno del otro y mueven la cabeza giratoriamente. Su camuflaje como en algunas especies es una de sus cualidades, cambia de color ambientándose al entorno fácilmente, tan perfecto por zonas del cuerpo del caballito de mar que resulta sorprendente.

Cuando se elige un caballito de mar para mascota en casa, hay que tener muy claro que no es cualquier mascota y que demanda cuidados especiales. Hay que mantener los niveles de agua en óptima condición de oxigeno y pureza, a diferencia de las peceras para otras especies con aparatos de oxigenación a los caballitos de mar, éstas les perjudican porque crean bolsas de oxígeno que ellos se tragan y les hacen florar hasta morir. La ambientación entonces libre de aparatos de oxígeno, agua pura y cristalina, un entorno vegetal con algas, tallos de vegetales y corales petrificados que son imperativos para que se enrosquen para acechar a su presa. Debido esto a que los caballitos de mar requieren cazar su alimento por ellos mismos.  Es importante entonces asesorarse con una tienda de mascotas especializada en estos animalitos para conocer qué debemos liberar para su alimento, y tener en cuenta que lentos como son para nadar lo son para comer también y por ello deben estar solos en un acuario ya que otras especies los dejarían sin alimentos.

La experiencia del cuidado de los caballitos de mar como mascotas sugiere el aprovechamiento de  los alevines vivíparos vivos como los guppys, platys, xiphos, molly y gambusias. La artemia viva es una buena alternativa. También y esto es especialmente adecuado por el costo, porque resulta más barato para alimentar el caballito de mar es proveerle de  daphinia congelada, mysis y cyclops que liberamos en el ambiente.

Hay que tener presente qué queremos de nuestro caballito de mar, si queremos un solitario que sirva de compañía o si estamos dispuestos a invertir tiempo en cuidar toda una familia. Porque los caballitos lógicamente llegan a su época  de apareamiento en la primavera  y  verano. La pareja realiza una danza de cortejo entrelazando la cola, como suele ser en algunas otras especies, pero en esta posición, la hembra traspasa los huevos de su cloaca a la bolsa ventral de los machos, que está recubierta de un suave tejido y dispuesta en compartimentos con el fin de mantener cada huevo en un espacio separado.

Pero algo que no ocurre en otras especies, es el padre el apoyo total de los nuevos caballitos de mar, cuando transcurren los primeros días, los pequeños determinan cómo va el medio y si les parece propicio o no, siempre podrán acudir de vuelta a la bolsa paterna por lo que El nacimiento de los jóvenes caballitos de mar parece ser agotador para el padre. Los primeros días entrarán y saldrán de la bolsa según haya peligro o no en el exterior. Los caballitos de mar suelen tener de 200 a 300 pequeñas crías en cada temporada de reproducción, los que nacen ya bien formados para sobrevivir.

El hecho de asumir el padre la gestación y el parto es compartido apenas por otras especies, y el parto suele ser doloroso, ya que el caballito de mar macho no está dotado para el efecto, debe romper la bolsa frotándose enérgicamente sobre una piedra lo que le causa dolor.  La especie en peligro de extinción no debiera ser capturada para como se usa habitualmente medicina natural de la que no se conoce efectividad, así que lo mejor es utilizar los que han sido criados artificialmente para tener en casa en un acuario.

Imagen: Vía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *