¡Socorro!¡Mi gato está cambiando los dientes de leche!

Estás sentada en el sillón acariciando a tu gatito que ronronea plácidamente dormido; de repente descubres dos perlitas que brillan como el nácar en el sillón; las coges, curiosa, las miras con detenimiento y un pequeño gritito escapa de tu boca: ¡mi gato está perdiendo los dientes!
Tranquilo/a, no es nada grave: los gatos tienen dientes de leche y los pierden.
¿No te lo habían dicho, ¿verdad? A mí tampoco: menudo disgusto.

Dientes de leche de los gatos

Los gatitos nacen sin dientes. Más o menos a partir del día 15 comienzan a salirle uno a uno. Los incisivos son los primeros en aparecer (entre la 2ª y la 4ª semana de vida); los colmillos entre la 3ª y la 5ª; finalmente, los premolares saldrán entre la 4ª y la 8ª semana. Por lo tanto, cuando nuestro gatito tiene unos dos meses debería haberse completado la dentición temporaria (de leche):

Mandíbula inferior: 2 caninos (1 der/1 izq), 6 incisivos (3 der/3 izq.), y 4 premolares (2der/2 izq).
Mandíbula superior: igual que la inferior, sólo cambia el número de los premolares (3 der/3 izq). 26 dientes en total. Son más pequeñitos que los definitivos e irán desapareciendo poco a poco para dar paso a los definitivos.

Dientes permanentes

Comenzarán a partir de 12º semana (tercer mes) y se completará aproximadamente en la 21ª (cinco meses más o menos). Los incisivos comienzan a aparecer entre el 3er y el 4º mes, los caninos entre el 4º y el 5º y los premolares entre el 4º y 6º.  Así que cuando tenga 6 meses nuestro gatito tendrá la dentadura completa: 2 caninos superiores (1der/1 izq), 6 premolares superiores (3 der/ 3 izq), 6 incisivos superiores ( 3der/3 izq) y 2 molares (1 der/1 izq). 30 dientes en total.

Cuidados del gatito

gato-dientes-de-leche

Por lo tanto, entre los tres y cuatro meses de edad tu gatito comenzará a perder los dientes de leche ya que los definitivos empujarán a través de las encías. En muchas ocasiones será sencillo verlos a la vez ya que coincidirán las dos acciones: erupción y caída. En general no hay problemas pero al igual que cuando a los bebés les salen los dientes definitivos, a ellos les duelen las encías así que deberás estar atento/a a los siguientes síntomas:

  • Muerde más de lo habitual.
  • Frota su carita contra ti o contra los muebles u otros objetos.
  • Se da zarpazos o golpes en el morrito.
  • Babea para facilitar la disolución de las raíces primarias.
  • Tu gatito comienza a morder mucho más, sobre todo artículos inapropiados como zapatos, muebles y ropa de cama.
  • Se muestra reacio a comer y maúlla cuando lo hace.

Si notas estos síntomas, para facilitarle la transición debes comprarle juguetes blandos para masticarlos y así facilitar que se le desprendan los dientes y los nuevos atraviesen la encía, algo que es doloroso para ellos.
En cuanto a la comida, ponle comida húmeda en vez de seca para que no le duela comer. Cuando haya mudado todos los dientes puedes darle de nuevo pienso duro.

Dientes de leche retenidos

A veces los dientes de leche no caen; tozudos, se mantienen aferrados a su sitio y no dejan que salga el diente permanente o sí sale éste pero de un modo inadecuado, ya que el diente de leche está interfiriendo en su adecuada colocación. Ésto puede ser grave ya que los dientes que no estén correctamente alineados desplazan a los permanentes, interfieren en la colocación correcta de éstos y pueden acabar dañando las encías y el paladar.

Intenta echarle un vistazo a ver cómo se desarrolla la cosa (ya, ya lo sé, no sueles dejarse pero que no se diga que no lo has intentado). Si no hay manera, visita al veterinario y que haga una revisión de su dentadura.

La mayoría de las veces el diente acaba cayendo, pero a veces no, por eso es recomendable ir al veterinario para que evalúe su situación y si es necesario quitarlo porque no tiene pinta de aflojar a la larga por sí solo. Una operación quirúrgica no entraña grandes riesgos y debería ser recurso de última instancia, por ello si te lo proponen consulta a otro veterinario. Pero si no queda más remedio, valor y a por ello. Lo que no deberías dejar es sus dientes mal colocados ya que le impedirán comer en condiciones, jugar, le pueden dañar la lengua, y serán dientes son más proclives al sarro y a los problemas dentales.

Boca sana, gatito feliz: ¡a morderlo todo!

Fuentes-Mundogatos.com; mascotaking



Originally posted 2016-08-19 12:48:43.