Etiqueta: razas

El gato persa

 

 

Características Físicas

Su cuerpo es compacto, redondeado y musculoso. En términos generales, su constitución nos da una apariencia de fortaleza. También destacan por su pelaje: espeso, abundante, largo y sedoso.

Proporcionalmente, su cabeza es bastante grande, en la que destacan unos ojos redondeados grandes y despiertos en una cara ancha y plana. Su cola, siendo más o menos larga, recuerda a una gran bola de pelo.

Pueden ser de muchos colores: blancos, canela, lila, vino, negro.  A veces presentan combinaciones de colores, como en el caso de los bicolores o arlequín.

Existen multitud de variedades dentro de esta raza

Sociabilidad

En lo que respecta a su temperamento, son animales tranquilos y  pacíficos. Hay quien los denomina “tigres de sofá”, ya que su apariencia felina es muy llamativa pero animales bastante templados. Duermen mucho. Cuando está despierto, se dedica a observar, en un gesto pausado. Por otro lado, llama la atención de que carece de instinto cazador.

Se trata de un gato con grandes necesidades de afecto por parte de las personas, le gusta que le den mimos y responde en consecuencia.

También dicen que es bastante presumido.

Historia

De origen persa, como indica su nombre, en el siglo XVI fue exportado a Europa, en primer lugar a Italia. Pietro della  Valle, lo trajo en torno a 1550. En concreto, fue traído de Angora, pero desconocemos su auténtico origen. En el s. XVIII su presencia se expandió con por toda Europa: en primer lugar a Francia y después a Inglaterra.

Hoy en día es uno de los gatos más cotizados en las exhibiciones.

Cuidados específicos

Si queremos mantener a nuestro gato persa en buenas condiciones, a la hora de cuidarlo, habremos de poner énfasis en su higiene.

El pelaje del gato persa requiere ser cepillado a menudo, por su salud. Es importante que cuidemos la zona de la cola. Tenemos que recortar los pelos alrededor del ano para que no se enrede con las heces y piedras de su bandeja sanitaria. En el caso de que ya tenga heces pegadas podemos limpiarlo, recortar los pelitos junto con la cola o poner harina de trigo y cepillar la zona cuando se seque.

También necesitan baños regulares, una vez al mes aproximadamente. Las orejas habrán de limpiarse una vez por semana y los ojos todos los días una o dos veces. Las uñas habrán de cortarse cada dos o tres semanas.

En caso de que sea un gato de exposición, habrá de tener un grooming o aseo especial para cual habremos de ser asesorados por especialistas.


Originally posted 2011-02-15 17:37:10.

Razas de gatos: Abisinio

Características físicas

Una de las cosas que llaman más la atención de esta raza, es su aspecto físico. Se trata de un gato de tamaño intermedio, similar al siamés, aunque más robusto que éste: se suele decir que tiene un aspecto similar al de un puma en miniatura. Combina un cuerpo musculoso con unos miembros delgados aunque fuertes.

Su cara tiene forma triangular, de contornos redondeados y un mentón fuerte que sobresale. De sus orejas, de base ancha y extremos redondeados, sobresale un mechón, como en el caso del lince. Su cola, por otro lado, es fina y alargada.

Se trata de un gato que suele ser colores cálidos, transmitiendo una impresión de vivacidad. A veces son de tonos muy oscuros, especialmente en la zona de la columna vertebral.

Sociabilidad

Bajo esos ojos grandes, almendrados y expresivos, se encuentra un animal con actitudes muy sociables. Su temperamento es agradable y se trata de una mascota fácil de domesticar. Por otro lado, son animales ágiles y muy curiosos. Juegan mucho y demandan afecto constantemente, por lo que son ideales en su función de animales de compañía. No obstante, con los extraños suelen ser muy tímidos, ya que les cuesta tomar confianza con las personas.

Además, son animales de movimientos muy elegantes.

Historia

Casi todos los expertos piensan que el gato abisinio es una raza “natural”, aunque los criadores ingleses tienen la teoría de que fue resultado de la mezcla de varias razas de este país. El nombre está asociado a Etiopía (antiguamente conocida como Abisinia), lugar del que procede; se le dio este nombre cuando se le presentó en una exhibición en Inglaterra habiendo sido importado de este país. A partir de Inglaterra, su fama se extendió durante el s. XIX, aunque no se catalogó hasta el siglo pasado.

Aunque los británicos fueron los primeros en criarlos sistemáticamente, la raza fue perfeccionada en Estados Unidos, a partir de un programa de cría por el cual se exportaron durante los años treinta algunos de los mejores ejemplares al otro lado del Atlántico.

Cuidados específicos

Los gatos de la raza abisinia son especialmente propensos a las siguientes enfermedades o dolencias:

  • Amiloidosis renal (Insuficiencia renal crónica)
  • Luxación de rótula.
  • Protrución esternal
  • Hernia umbilical
  • Degeneración progresiva de conos rojos (fotoreceptores), autosómico recesivo
  • Displasia 2 de conos rojos, autosómico dominante
  • Anemia por déficit de Piruvatocinasa (anemia hemolítica) autosomico recesivo
  • Tesaurosis: glucocerebridosis (autosómico recesivo)
  • Mediano riesgo para el grupo sanguíneo
  • Amiloidosis renal (Insuficiencia renal crónica)
  • Luxación de rótula.
  • Protrución esternal
  • Hernia umbilical
  • Degeneración progresiva de conos rojos (fotoreceptores), autosómico recesivo
  • Displasia 2 de conos rojos, autosómico dominante
  • Anemia por déficit de Piruvatocinasa (anemia hemolítica) autosomico recesivo
  • Tesaurosis: glucocerebridosis (autosómico recesivo)
  • Mediano riesgo para el grupo sanguíneo B

Por otro lado, son animales que detestan la soledad, así deberemos permitirles que estén en la misma habitación que nosotros y prestarles atención. En algunas ocasiones pueden ponerse agresivos si no les hacemos caso: en este caso, habremos de tranquilizarlo y agarrarle firmemente.


Originally posted 2011-02-12 20:28:33.

Las razas de perros y gatos

Cuando hablamos de perros o gatos, solemos clasificarlos refiriéndonos a sus razas. Es evidente que la diferencia entre un pastor alemán, un mastín y un caniche salta a la vista; además, tampoco tienen mucho que ver los gatos siameses con los gatos silvestres. Sin embargo, ¿qué implica exactamente el concepto de raza?

Las diferentes razas de perros o gatos se engloban siempre dentro de la categoría de una misma especie. Es decir, no puede haber un gato y un perro que pertenezcan una misma raza porque, previamente, pertenecen a especies irreconciliables.

Los animales que se engloban en una misma raza, este criterio no es exclusivo de perros y gatos, tienen unas características muy similares, casi idénticas en su aspecto y comportamiento. Esta es la razón por la que tenemos gran facilidad para identificar las razas de los animales en cuanto hemos visto a dos o tres individuos pertenecientes al mismo grupo.

No obstante, al margen de estas semejanzas, el hecho que verdaderamente determina una raza es tener un sistema de antepasados común. Más frecuente que en el caso de los gatos, aunque también, los perros han sido apareados selectivamente durante miles de años por el ser humano, para obtener unas características específicas.

Un resultado positivo de raza es el momento en el que una raza se cataloga como nueva. Para esto es necesario demostrar que un par de individuos de un tipo produce siempre otros con las mismas características. No obstante, este requisito es más relativo de lo que parece y se suelen generar bastantes debates.

En lo que respecta a los perros, las selecciones estuvieron fundadas en criterios de utilidad, como por ejemplo, desarrollaron razas con habilidades para la caza. Sólo más adelante, empezaron a tenerse en cuenta criterios estéticos, donde lo que importa es buscar morfología y colores diferentes y llamativos.

Muchas de las razas aparecen en los registros caninos o de gatos como “razas puras”. Los individuos que pertenecen a éstas son aquellos cuyos progenitores y ancestros pertenecían igualmente a aquella raza. Un paso más allá, aquellos cuyos ancestros están registrados formalmente, se dice que tienen “pedigrí”. No obstante, estas exigencias han generado controversias, ya que en poblaciones pequeñas lleva a la endogamia.

En lo que respecta a los perros, el registro de razas viene controlado por la Fundación Cinológica Internacional (FCI). Actualmente reconoce 337 razas, siendo cada una de ellas propiedad de un país específico. Son éstos últimos los que determinan el estándar de la raza: es decir, sus características ideales. Sobre éstos serán los que los jueces tendrán que basarse para decir si un perro pertenece a la raza o no. En cuanto a los gatos, estas cuestiones vienen reguladas por Federation Internationale Féline (FiFe) y e International Cat Association (TICA), siguiendo criterios muy similares.


Aprendizaje canino y adiestramiento

Cuando tenemos un perro como mascota, siempre es recomendable que conozcamos el proceso de aprendizaje de la especie —cómo aprenden los perros—, así como que seamos capaces de reconocer algunas de las técnicas más populares para que las podamos poner en práctica.

En realidad, existen muchísimas teorías acerca de cómo aprenden los animales. Y, de hecho, no son incompatibles entre sí necesariamente. Las técnicas de adiestramiento pueden combinarse.

En este sentido, te será muy útil conocer los principios del condicionamiento canino.

El adiestramiento consiste en la modificación de conductas del animal, haciéndoles conocer qué esperamos de ellos y reforzando un carácter obediente.

En realidad, la obediencia es una cualidad fuertemente ligada a la naturaleza de los perros. De este modo, y como normal general, nuestro perro nos obedecerá si le damos las instrucciones adecuadas en el momento preciso.

En realidad, los principios del adiestramiento son los mismos que proponen las teorías del aprendizaje, sólo que aplicadas específicamente a la inteligencia de los canes.

Algunas de estos principios, son los que siguen: condicionamiento clásico y operante, reforzamiento positivo y negativo, reforzadores condicionados, principio de Premack, castigo positivo y negativo, moldeado y encadenamiento de conductas, control por estímulo, generalización, extinción de la conducta, desensibilización y sensibilización.

Las principales cuestiones en las que las personas emplean estas técnicas, pertenecen al ámbito de las actividades cotidianas. Por ejemplo, para que vayan a baño correctamente o para que se sociabilice con personas y otros perros. Otra cuestión importante es que los perros reconozcan su nombre y presten atención a sus dueños cuando éstos se la soliciten o que acudan a ellos si están apartados.

Después, existen otro tipo de órdenes básicas que pueden ser muy útiles, como conseguir que se sienten cuando se lo pidamos, que se tumben, que callen si están armando demasiado alboroto, o que nos presten su pata. Igualmente, algunas veces están echados y queremos que se levanten o que sean capaces de obedecer cuando caminamos con ellos sin correa, o deseamos que saluden a las personas correctamente. Todo esto se puede conseguir sin problemas.

Hemos de tener en cuenta que los perros son capaces de esto y mucho más: podemos recordar a los perros policía (capaces de detectar alijos de drogas y rastrear personas), a los perros guía (que tienen la responsabilidad de cuidar de la integridad de sus amos) o de los perros actores (capaces de interpretar cualquier tipo de situación). Por otro lado, existen los perros de competición, como las carreras de galgos o los perros adiestrados para los circuitos de agility (en muchas ocasiones, con altos grados de complejidad).

Evidentemente, unas razas son más mansas e inteligentes que otras, pero en general, cualquier perro puede ser educado si ponemos empeño en ello.


Originally posted 2011-01-22 15:49:05.

El bulldog

Características físicas

El bulldog o bulldog inglés se caracteriza por tener una cabeza bastante grande en proporción al resto de cuerpo; ésta está sujeta por unos gruesos hombros. Su hocico es corto y su frente se presenta habitualmente arrugada, sobre unos ojos redondos, negros y grandes.

Por otro lado, su pelaje puede ser de varios colores o mixto (blanco, beige, atigrado, etc.) y es corto y liso. Su cola es por naturaleza corta y rizada.

Sociabilidad

El bulldog socializa, en principio, con facilidad. Hay que tener en cuenta que, de lo contrario, no habría sido posible su trabajo bajo órdenes humanas. De este modo, pese a su apariencia, su temperamento es muy dócil.

No obstante, el bulldog actual ahora ya no se dedica a estas funciones. Más allá de ser animal de compañía, función que cumple a la perfección, en ocasiones lo encontramos en competiciones de belleza. Esto hace que las características que más se valoran en ellos hayan pasado a ser: belleza, limpieza e inteligencia.

En todo caso, algunas veces son un poco tercos. Pero, por norma general, suelen llevarse bien con las familias que les adoptan y otras mascotas.

Historia

Existen importantes diferencias entre el bulldog original y el que hoy reconocemos como tal, tanto en el aspecto físico, como en su temperamento.

La raza proviene del “antiguo perro griego” o el perro de toros maltés; cuando éste fue importado a Inglaterra se cruzó con el mastín, dando lugar al bulldog. La evolución de la raza se produjo con mezclas posteriores con otros como el Carlino o el Pug.

Su nombre literalmente significa perro-toro. Se cree que proviene de su trabajo de apoyo con los ganaderos: su misión consistía en hacer correr al ganado con el fin de hacer que la carne quedase más blanda.

En un principio se le usó como perro de peleas en Inglaterra, desde el siglo XVII hasta la prohibición explícita en 1835. Era un animal muy competente en este sentido porque se enfrentaba sin problemas a animales mucho más grandes como osos, toros o tigres.

No obstante, se ha trabajado mucho para limar cualquier rastro de agresividad y, como ya contamos, el bulldog tiene un temperamento muy amable.

Cuidados

El aspecto que habremos de cuidar más si tenemos un bulldog inglés es la alimentación. La alimentación equilibrada es fundamental para su desarrollo, por lo que durante su crecimiento habremos de extremar los cuidados. La mayor parte de los piensos específicos están elaborados a partir de pollo y arroz, no obstante, habremos de tener en cuenta la calidad del producto y el origen de los ingredientes.

También hemos de tener cuidado con las cantidades que les proporcionamos, puesto que esta raza canina puede ser muy ansiosa.