Características de las tortugas

tortuga

Las tortugas son mascotas desde casi los albores de la humanidad, por su carácter tranquilo y por el poco cuidado que requiere, porque hay que decirlo su atractivo está lejos de motivar a nadie a llevarla a casa, son de aspecto primitivo y demasiado pasivo.  Hay que conocer las tortugas como a todo animal que disponemos convertir en nuestra mascota, de esta manera podemos lograr que se adapte y que sobreviva ante los problemas que afrontan todas las mascotas.

Lo más distintivo en las tortugas suele ser la caparazón que algunos denominan carapacho, funciona como un “vestido” con cavidad donde suele esconder cabeza y extremidades. Una rareza de la naturaleza que ha permitido que sobrevivieran en un medio que podría ser muy hostil, frente a su pasividad y lentitud. Pero la supervivencia de las tortugas se remonta a miles de años, porque desde la prehistoria se tiene indicios que aparecieron las primeras tortugas, y fueron mascotas del hombre desde entonces, por lo que se cree nada menos que una existencia de 2,000 años.

Su carácter tranquilo es lo que las hace unas buenas mascotas, el carácter deriva de la timidez y esa misma timidez las hace volcarse a la caparazón durante todo el tiempo que sea posible, lejanas y silenciosas, cuando quieren estar en su caparazón no conviene molestarlas porque también pueden tener como cualquier animal un acceso de cólera y atacar con mordida de unos dientes que son afilados y pueden hacer daño. Además de evitarlas cuando quieren estar en su mundo, hay que evitar agarrarlas en cualquier momento porque muerden las manos y atacan.  Las tortugas se clasifican  según la forma en que se protegen guardando la cabeza en la caparazón, ya que algunas doblan el cuello lateralmente y otras  se defienden escondiendo el cuello hasta medio de la caparazón.

Esa misma clasificación resalta a las tortugas de cuello de serpiente con membrana interdigital, viven en el mundo acuático, y en los mares más distantes del mundo como América del Sur y Australia aunque también e menor cantidad en Africa. Las tortugas conocidas como Pleurodiras se clasifican en   Africanas, Afro-Americanas y Austro-Americanas. Las tortugas que más existen en el mundo son las Criptodiras con 200 diferentes especies que se comportan diferente y en ello estriba su diferenciación, habitan en tierra y océanos, conocidas como tortugas marinas de carapacho liso, tortuga fluvial centroamericana, tortugas terrestres, tortugas semi-acuáticas, tortugas de ciénaga y tortugas Marinas de Laúd.

Su constitución o el entorno las hacen susceptibles a enfermedades respiratorias, los resfriados que son comúnes en ellas, sin ser detectados y atendidos acaban fácilmente con la tortuga a través de una neumonía,  Aunque pensarían que estas enfermedades se originan por el contacto con el mar, lagos y demás agua, realmente devienen del contacto en un entorno polvoriento, sin luz solar, sin buena alimentación, temperatura inadecuada y estrés. ¿Cómo se estresan las tortugas? sencillamente cuando como cualquiera se siente alterada por un entorno que es peligroso o así lo percibe, esto sería niños que la mantienen en sozobra, gatos y perros.

Para prevenir que la tortuga se enferme o se vuelva irascible hay que tomar en cuenta que debe alimentarse adecuadamente, nada de desechos y alimentos indicados por un veterinario que es quien puede recomendar mejor lo que requiere por sus necesidades. Cuando se sospecha de un resfriado en la tortuga hay que desinfectar y revisar minuciosamente, en las fosas nasales, tanto mejor si se lleva a una consulta veterinaria que descarte o confirme el diagnóstico.

Hay que proveer a las mascotas tortugas las condiciones adecuadas para vivir, espacio especialmente destinado a su hogar, o sea habilitar un terrario que recree sus condiciones naturales, éste suele ser fácil de armar, hay que cuidar que la tierra que se destine a su espacio no se exceda porque el polvo de la tierra seca, y en el hogar el polvo del entorno en exceso, la resfría y la pone en peligro. Por demás necesita su alimentación y agua, un pequeño estanque donde jugar si es de las que suelen encontrar agradable dar un chapuzón.

Aunque como hemos mencionado algunas podrían vivir en un entorno compartido de tierra y agua, lo ideal es un acuario que funcione para su tamaño y que le de espacio para moverse. Hay que disponer de tierra y también de un refugio donde las tortugas podrán hibernar o relajarse cuando la temperatura sube o baja, porque cualquier cambio de temperatura tiene un efecto sobre su tranquilidad.  Hay que proveer a su recinto de fuentes de calor para que se mantenga la temperatura estable, si tenemos posibilidades de darle a nuestra tortuga condiciones óptimas de vivienda.

Las tortugas se reproducen en la primavera por lo que por esa época habrá de pensar en el asunto si se quiere tener más tortugas. Cuando la tortuga ha sido fecundada pone huevos, 8 a 10, que resguarda en la tierra y que al cabo de dos meses se romperán y darán nuevos habitantes del terrario.

Imagen: Vía

 



Originally posted 2017-08-15 22:00:14.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *