Comprar jaula para las mascotas

A todos nos encanta pensar que muchas jaulas entre más decorativas pueden suponer el mejor hogar para la mascota. Aunque eso puede ser cierto en alguna medida, la idea de comprar jaula para las mascotas debe ser encontrarles un hogar que sea cómodo y práctico pero que sea duradero para ellas, el cambiar constantemente de jaula a los periquitos, loros y demás aves que tenemos en casa, influye en su ánimo. Influye negativamente, necesitan para aclimatarse tiempo y a veces no lo logran rápidamente, como sucede con todos, ¿no te sientes así cuando cambias de piso?

Hay algunas condiciones básicas que debe llenar la jaula para aves ideal, y es seguridad y comodidad. La seguridad es imperativa porque no queremos que le ocurra algo a nuestra mascota en su propia «casa». La jaula debe estar hecha de materiales de buena calidad, con acabados de calidad, o sea nada de superficies rústicas que puedan dañarle ni de pintura que se pueda desprender, o pequeños ornamentos que supongan un problema, al igual que con los niños, las aves no saben qué deben morder y qué no. Y ya sabemos que igual que con los niños, los colores llamativos les atraen irresistiblemente no queremos que la pintura se caiga y la envenene.

En cuanto a la comodidad, la jaula para los canarios o loros, y claro demás aves debe estar bien diseñada. Con suficiente espacio para que nuestra ave se sienta a sus anchas, pueda tener su entorno para jugar  con sus juguetes, sus alimentos y pueda volar y moverse dentro de ella con comodidad. Sin ser excesivamente grande, una jaula debe permitir que el pájaro viva a sus anchas en ella. Debe tener las rejas con suficiente espacio como para no sentirse aprisionada pero sin estar demasiado estrechas como para quedar atrapada dentro de ellas. Las jaulas mejores son las que son de materiales como el acero inoxidable que hoy en día son más fáciles de movilizar y no son tan pesadas, mucho mejores que las de plástico que pueden deteriorarse rápidamente, y que pueden romperse sin que te des cuenta antes que ocurra.

Por lo demás igual que compras en casa para que dure cierto tiempo, el mobiliario de salón o cualquier otro, la jaula de la mascota debe estar pensada para que sea duradera, que la mascota pueda vivir en ella sin preocuparse de que si ahora es pequeña luego crecerá y demandará una nueva, y también esto es básico si estamos pensando en aumentar las mascotas, quizá traer una pareja para nuestro canario o hacer una alegre pequeña colonia.

Imagen: Vértigo

Lee también:  Los gorriones como mascotas

Loros domésticos

Las principales necesidades de los loros (y, consecuentemente, nuestras responsabilidades en tanto que dueños) son:

  1. Agua: limpia y fresca.
  2. Alimento: algunas semillas como mijo y girasol y frutas diversas.
  3. Espacio: como mínimo tiene que poder extender sus alas completamente dentro de la jaula.
  4. Limpieza: hay que recoger con asiduidad los desperdicios de la jaula así como comprobar que nuestro loro tiene buen aspecto.
  5. Atención: si no sabemos cómo educarle, tenemos que consultar con el veterinario las pautas básicas de cuidado y entrenamiento.

Las características físicas de los loros son bien conocidas: son aves de tamaño medio, de plumajes muy coloridos y vistos, pico curvado y gran capacidad craneal. Provienen de climas tropicales y tienen una buena capacidad para tanto para trepar en los árboles, como para volar. En libertad tienen una esperanza de vida de entre veinticinco y cincuenta años, aunque en cautiverio aguantan menos.

Cuando viven en cautividad es corriente que les corten las alas para que se puedan mover libremente por el espacio doméstico.

Como bien es sabido, tienen la capacidad, con un trabajo de adiestramiento, de hablar la lengua humana; son uno de los grupos de aves más inteligentes. No obstante, es importante saber que hablan por repetición y no comprenden lo que dicen.

Dentro de las aves, la familia que cuenta con un mayor número de especies amenazadas (más de setenta) es la de los loros. La principal razón es que estos animales son caros; por lo tanto, en muchos lugares, está muy valorada su captura. El principal problema de esto es que el modus operandi de los captores, además de ilegal, es burdo, lo cual supone que muchos adultos sean asesinados una vez se han obtenido crías de ellos. Por otro lado, las condiciones de transporte clandestino son pésimas, con el fin de pasar desapercibidos. En este proceso mueren más del 50% de los loros que se intentan vender ilegalmente. Los que sobreviven a esto son vendidos a traficantes en el extranjero, donde tendrán que someterse nuevamente a condiciones de transporte clandestinas.

Por todo esto, y como punto previo, si queremos adquirir un loro, tenemos la responsabilidad legal y moral de asegurarnos de que cumple todos los requisitos: puede que nuestro loro haya sobrevivido a todo este via crucis para llegar a un hogar feliz, pero no queremos alimentar a mafias sin escrúpulos.

En todo caso, los loros siempre reportan a sus dueños una gran compañía. Son animales bastante agradables en el trato  (aunque algunos son más ruidosos que otros, y tienden a excitarse con los sonidos agudos) y estéticamente son muy llamativos. Por eso hay que tener especial cuidado con ellos e intentar evitar que las mafias de tráfico de animales continúen devastando su población.

Cómo bañar a tu gato

baño-gato

Siempre hemos creído que a los gatos no les agrada demasiado el agua, pero la verdad es que si familiarizas a tu gato desde pequeño con el baño, acabará gozando de él. Es importante que habitúes a tu mascota al agua antes del tercer mes de vida, ya que a partir de ese momento ya no estará en su etapa de socialización, por lo que dejará de estar abierto al adiestramiento. Esta actividad también ayuda a estrechar los vínculos entre amo y mascota, reforzándola con carantoñas, juegos y cepillado del pelaje.

Es interesante que sepas que hay gatos que no temen al agua para nada, les gusta juguetear con ella e incluso son llegan a remojarse solos, como es el caso de la raza Turco Van, denominada así por vivir en las orillas del lago Van en Turquía. Estos animales se alimentan de los peces que logran capturar en dicho lago mediante el mismo sistema que los jaguares.

A continuación hablaremos de los pasos a seguir para bañar a tu gato. Es fundamental disponer de al menos una hora, para así dedicar la cantidad de tiempo adecuado que nuestra apreciada mascota merece. Es aconsejable que le acariciemos y hablemos durante todo el proceso para que así este bien tranquilo y relajado. Recomendamos que en la medida de lo posible sea siempre la misma persona la que bañe al animal y que lo haga en un entorno sereno y relajado. Puedes bañarlo en cualquier sitio, ya sea pila o bañera, pero siempre con agua templada (a unos 30 grados), ya que son criaturas muy sensibles a la temperatura.

Procura prepararlo todo con antelación (jabón, toalla, cepillo, secador), teniendo en cuenta que siempre debemos usar un jabón exclusivo para gatos y nunca uno nuestro. Antes de meterlo en el agua es adecuado dejar el grifo un rato abierto para que nuestra mascota se habitúe al sonido y evitar así que se altere, puesto que son seres sensibles a los cambios bruscos. Debemos empezar humedeciendo al gato con calma, ya sea con una fina esponja o con nuestra mano, procurando que no le de el surtidor de agua de forma directa. Acuérdate de acariciar siempre suavemente a tu gatito mientras lo vas enjabonando. Masajéale unos 5 minutos para que le actúe bien en el pelo y en la piel. Seguidamente enjuagaremos con agua abundante a nuestra mascota, evitando así que quede cualquier resto de jabón, puesto que posteriormente podría ocasionarle molestias.

Es hora de secar a nuestro animalito. Debemos secarlo a consciencia, sobretodo en invierno, para que no coja un resfriado. Empezaremos quitando con la toalla el máximo de agua posible para pasarle luego el secador con aire caliente. Es importante que nunca uses el secador el primer día de baño de tu mascota, ya que el ruido le es muy molesto y no habrá manera de volver a bañarla una segunda vez. El sistema que deberemos seguir en los siguientes baños es usar un secador de sonido suave, encendiéndolo un rato antes para así acostumbrar al gato al ruido. Aconsejamos realizar fugaces aproximaciones para demostrarle al animal que no tiene nada que temer. A veces cuesta que nuestro gato acepte el secador, pero no debemos decaer en nuestro empeño y es aconsejable ser muy pacientes y persistentes.

Cuando acabemos de secarlo procederemos al cepillado de forma suave y tranquila para relajar a nuestro gatito. Con el tiempo nuestra mascota se habituará al baño y al secado y podremos disfrutar con ella de estos placenteros momentos.

Los perros necesitan jugar

husky siberiano

La modernidad nos confinó en pequeños espacios, en los que hay que hacer malabares para tener una mascota. Y cuando hemos logrado encontrarle acomodo en casa, es el momento de comenzar a pensar en su cuidado. El cuidado de un perro no es solo ponerle las vacunas, alimentarlo, dejarle un espacio para dormir y llevarlo al veterinario, también requiere como un niño que crece, espacio para jugar y en alguna medida otros perros con quien interactuar.

Por ello es importante disponer de tiempo para que nuestro perro juegue con otros perros, y esto implica llevarlo de paseo al parque u otro lugar donde pueda estar con otros perros, correr, ladrar, y todo lo que hace un perro saludable para divertirse. No hace falta que sea a diario, sobretodo si se está ocupado por el trabajo o la familia, hay que disponer un tiempo para el perro, quizá una tarde de la semana o un sábado o domingo, una hora o dos, tampoco hacen falta horas de horas de juego.

Hay que enseñarle cosas básicas tal cual harías con un niño, a no pelear con otros perros, hablándole cuando intenta hacerlo, educarlo para que pueda retozar sin estar sujeto o sea que puede correr libremente sin alejarse y sin meterse en problemas. Los juegos del perro ayudan a que se sienta animado, a controlar su peso y al estado de ánimo de los perros que son mascotas solitarias o pasan mucho tiempo solos en casa.

Si es un perro que se comporta y al que has educado  bien, se puede ir cambiando el ambiente de donde va de paseo puede ir del parque al centro comercial, quizá puedas llevarlo en una escapada a un lugar que no conoce, en este caso no te alejes de él  ni lo lleves sin sujetar. El perro se sentirá encantado de esos ratos de juego.

Imagen: Husky Siberiano

Cuidado del loro como mascota en casa

loro

Cuidar del loro cuando nos decidimos por él como la mascota hogareña, se centra en la paciencia y el control, después de todo el loro suele ser en mucho imitador de su entorno; el mal humor de sus dueños puede afectarlo tanto como su indiferencia. Cuidar un loro como mascota, supone tratarlo con cariño y paciencia para que se acostumbre a su entorno, y sobretodo si se intenta que aprenda algunas palabras, como suele suceder con los loros.

Cuidar del loro, se centra en la limpieza, suele ser bastante demandante este  aspecto por cuanto el poco aseo promueve el aparecimiento de bacterias que pueden contagiar a nuestro loro, causándole enfermedades comunes a  su especie que van de leves a fatales. En realidad enfermedades fatales en los loros no existen pero como no manifiestan sus síntomas, el loro no puede ayudarnos en ese sentido, muchas veces ya es tarde cuando reparamos en algún problema de salud.

El loro merece como cualquier mascota, la visita a un veterinario ocasionalmente, y la vigilancia sobre su salud, cuando el loro está saludable, se encuentra silencioso pero activo y su pluma tiene un hermoso tono, todo lo contrario cuando algo lo aqueja. La limpieza de la jaula del loro es vital entonces, debe limpiarse de manera general, barrotes, juguetes, recipientes, a fondo con desinfectante una vez a la semana, y diariamente debe cuidarse de la misma, retirando los excrementos, reponiendo alimento.

El cortar las alas es importante de lo contrario en el espacio de la jaula, se verá incómodo con unas largas alas que quizá la impidan moverse a sus anchas.  Y también importante es permitirle volar algo fuera de la jaula porque eso contribuye a su recreación y nuestro loro se sentirá menos aburrido, una vez a la semana bastará con cerrar todo alrededor y dejarlo volar para su diversión.

Aunque más inteligentes que otros de su especie, los loros realmente no hablan porque comprendan el concepto, hablan por repetición y por repetición y con paciencia puede aprendar hasta cantar. Los loros son varias clases de loro para mascota que deben evaluarse a la hora de elegir uno. Algunos son más alegres, otros huraños y otros se dan bien en aprender nombres, y otras pequeñas tareas de repetición.  Suelen vivir poco en cautiverio aunque se sabe de loros que han vivido hasta 35 años, los loros libres en sus habitats naturales viven hasta 60. Como mascota es amigable y entrañable.

Imagen: Fondos y temas

Lee también: Las cacatúas como mascotas en casa

Alimentos que no debes de dar a tus mascotas (II)

Follow this link to read the post.

Además de los alimentos que hemos visto en el artículo anterior sobre este tema, hay otros muchos alimentos que pueden ser muy perjudiciales para nuestros compañeros del mundo animal. En el apartado de la fruta tratado anteriormente habría que añadir las uvas. A los perros les encantan las uvas, cualquiera que tenga viñas y perros lo sabe. Sin embargo y aunque se desconocen los motivos, estas pueden causar problemas de toxicidad en los canes y en los gatos, atacando principalmente al hígado.

Complementos de nuestros platos tan habituales como el ajo o la cebolla pueden causar problemas de digestión y debilidad en nuestras mascotas, sobre todo esta última. El motivo es el tiosulfato que contienen. Este problema es especialmente importante en los cachorritos, ya que a veces cuándo alguno se encuentra mal los alimentamos con potitos infantiles para sacarlos adelante, sin darnos cuenta de que algunos de estos productos contienen cebolla, lo que puede hacer empeorar considerablemente su salud.

Read more: Alimentos que no debes de dar a tus mascotas (II)

Las cacatúas como mascotas en casa

cacatua

Los que disfrutan de las aves y quieren tener una de ellas como mascota en casa, podrían estar pensando en hacerse de una cacatúa como mascota, lo que resulta muy conveniente porque la cacatúa es una de las aves que mejor se adapta a la vida en cautiverio, no requiere mucho espacio, y su carácter le permite vivir en casa como mascota sin que ello afecte su salud o su tranquilidad. Pero aunque no necesitan grandes espacios, su plumaje reduce su espacio así que su habitad debe contemplar espacio para que se mueva con libertad y no dañe su plumaje.

Las cacatúas en casa viven tranquilamente pero deben estar solas para su comodidad, pero de haber más deben tener suficiente espacio para no dañarse unas a otras y para que puedan estas cómodas. Las cacatúas resultan también fáciles de alimentar con algunas frutas como peras y manzas, alpiste, agua con avena, mijo y semillas de girasol, y claro por su demanda de minerales, las cacatúas deberán tener a disposición un hueso de jibia que para que no se dañe la cacatúa se ata fuertemente al barrote de la jaula para que pueda saborearlo pero sin poder manipularlo.

Con un bello plumaje comúnmente tres, negro, blanco y amarillo, es una bella mascota a la que se puede tener en casa sin que deba cuidarse demasiado pero el cuidado básico es imprescindible y éste comprende: la limpieza diaria del comedero, el retiro de los desechos de su jaula, la limpieza una vez a la semana de todo su habitad, desinfectando y limpiando a fondo para evitar la propagación de bacterias que dañan a las cacatúas. Para su descanso se deben cobijar cubriendo su jaula y en el día hay que mover la jaula para una zona donde peguen los rayos del sol indirectamente, porque la cacatúa necesita también su baño de sol diario.

Imagen: Fondos10.net

Lee también: Enfermedades de los perros Piómetra

La cotorra solar

cotorra solar

Los pájaros suelen se también una encantadora compañía en casa, no requieren grandes cuidados, se alimentan fácilmente, ocupan poco lugar, no hay que sacarlos de paseo, aunque hay que cuidarlos como toda mascota y siempre son de buen temperamento además algunos hasta cantan, con tantas cualidades encanta tener pájaros como mascotas. Hoy te contamos de una no muy conocida pero muy apreciada por los que conocen de pájaros y los que las mantienen en casa, la cotorra solar. 

También conocida como cotorrita de sol, la cotorra solar, suele ser una especie de ave psitaciforme de la familia de los loros.  Su origen se sitúa en bosques y entornos selváticos de Sudamérica, desde el norte hasta el sur, sobretodo en Brasil, en donde en grandes bosques vive en grandes cantidades, gracias a que se alimentan de semillas pequeñas y frutas se propagan sin padecer hambre o falta de recursos.  Son pequeñas porque miden de 17 a 30 ctms  con un peso de alrededor de 120 g. El plumaje cuando son jóvenes es verdoso con amarillo naranja rojizo en abdomen, cola y cabeza, cuando ha madurado. Son a diferencia de otras aves, de las pocas especies que no tienen dimorfismo sexual.

Cuando se crían en cautiverio se adaptan fácilmente, porque son más bien animales de concentrarse en un solo lugar, así que su nuevo hábitat les resulta perfecto, cuando se unen para procrear ya no se separan más y suelen poner entre 3 y 5 huevos que incuban por 24 días. Son de las pocas especies que viven en total tranquilidad y en «familia» protegiéndose unos a otros, los padres cuidan a los pichones hasta que estos abandonan el nido. Hoy en día escasean debido a la legislación que prohibe su caza y tendencia siendo que se encuentran en peligro de extinción en algunos lugares se adquieren dentro de canales de venta legales.

Imagen: La cotorra solar

Tortugas como mascotas

La tortuga es una mascota muy apreciada, sobretodo por los más chicos de la casa, ya que generalmente tienen un tamaño que les permite “sentir que están a su medida” y las pueden cuidar y manipular ellos, si son cuidadosos y se les enseña a hacerlo.

Conviene saber que las tortugas son reptiles, así como también lo son los lagartos, las serpientes y otros animales que se arrastran. Tienen como característica que las diferencia del resto de los animales que poseen un caparazón, que las cubre en un porcentaje muy grande de su cuerpo y que las protege del mundo exterior, ya que su defensa frente a cualquier agresión consiste en esconderse completamente dentro de él. Su piel está compuesta por placas escamosas, que también contribuyen a su protección. Como son animales de sangre fría, durante el invierno o en ocasión de bajas temperaturas, la tortuga hiberna y durante ese período no se alimenta, pero tampoco tiene actividad de ningún tipo. Las tortugas que se acostumbran a la vida doméstica, como mascotas, a veces van reduciendo ese período de hibernación y algunas llegan a eliminarlo.

Los cuidados que hay que tener para estos animales, dependen del tipo de tortuga de que se trate, ya que existe una enorme variedad de especies. En general se dividen de acuerdo al hábitat en que se desarrollan, por lo tanto hay tortugas marinas; es difícil que estas tortugas sean tomadas como mascotas, ya que son las especies más raras, algunas pueden ser de gran tamaño y además requieren un ambiente oceánico para poder sobrevivir. Hay tortugas terrestres, que sí suelen ser tomadas como mascotas, pero presentan una enorme variedad de subespecies. En general se alimentan de vegetales. También existen tortugas acuáticas y subacuáticas, cuyo hábitat son los ríos, lagos o pantanos; pueden ser tomadas como mascotas, pero será importante saber que se les debe proporcionar un ambiente para vivir que sea húmedo.

En conclusión, en el momento de adquirir una tortuga como mascota habrá que informarse de qué tipo es la tortuga para brindarle los cuidados necesarios para que se mantenga saludable.

Fuente de la imagen

La alimentación de las tortugas

Las tortugas terrestres son las más frecuentes en los hogares y las más queridas como mascotas. Aunque algunas están en peligro de extinción y no pueden adquirirse, si acudes a una tienda autorizada sólo te venderán tortugas aptas para ambientes domésticos. Las tortugas “de caja” son las más habituales en domicilios, por lo que en este artículo se centrará en ellas. El tema que vamos a tratar es el de su alimentación.

Para que las tortugas de tierra crezcan sanas y fuertes es necesario aportarles una alimentación sana y equilibrada. Esta idea incluye la variedad en su dieta como elemento imprescindible. La base de su alimentación se compone de frutas, verduras y hortalizas, siendo éstos los elementos que nunca podrán faltarle.

En este grupo alimenticio destacan como especialmente óptimos el tomate, la parte blanca del apio, calabacín, hinojo, piña, maíz, sandía, melocotón y setas, por ejemplo.

Por otro lado, nuestra tortuga necesitará una base de proteínas. Lo más frecuente es recurrir para esto a los brotes de soja, aunque algunas especies comen también insectos y gusanos ocasionalmente.

En lo que respecta a las tortugas que están creciendo, o para las hembras que están fecundando huevos, es necesario incorporar algunos elementos de calcio. Basta con espolvorear el calcio sobre la comida. No obstante, esta idea habrá de ser consultada con el veterinario: él nos recomendará la marca más apropiada para nuestra mascota.

Por otro lado, todas las tortugas necesitan tener un gran recipiente de agua. De él no sólo beberán el agua que necesiten, sino que también se bañarán y refrescarán con ella.

Al margen de los alimentos que les damos, hemos de controlar las cantidades. Muchos dueños sobrealimentan a sus tortugas, pudiendo generarles graves problemas de salud. Esto puede generar que estén inactivas. Si nuestra tortuga ha enfermado, es muy posible que una alimentación errada esté en la base del problema de salud desarrollado.

Por otro lado, y aunque en este artículo no podemos explicar con detalles qué debe comer cada tortuga, ya que hay muchos factores implicados, estamos intentando dar una visión de las cuestiones más importantes. Para los detalles es mejor acudir al veterinario. No obstante, es importante reseñar aquellos alimentos prohibidos que nunca deberán ingerir. Algunos de éstos son: habas, judías, guisantes, plátano, queso y carne. Las tortugas tropicales sí podrán comer carne, sobre todo caracoles y lombrices, pero recordamos que estamos hablando de las tortugas “de caja”.

Otro grave error, en contra de la creencia popular, consiste en darles pienso de perro. En absoluto es bueno para su salud, ya que incorporan suplementos alimenticios que cubren unas necesidades muy superiores a las que las tortugas tienen. No obstante, el alimento seco de los gatos sí puede ser bueno para las tortugas de patas rojas, pero debe ser administrado sólo de forma ocasional.