Pez Barbo Cereza

pez barbo cereza

Para los amantes de los peces como mascota y los que han hecho parte de su vida, el hobby de criar peces en acuario, serán muy conocido el  pez barbo cereza, uno de los más populares en la crianza en acuarios que por esta misma razón se sabe, se encuentra en peligro de extinción. Este es un hermoso pez de origen tropical, la familia original llamada Cyprinidae, su género es el de los barbos punteados.  Se ha descubierto su origen en Sri Lanka en donde abundan en ríos y lagos llenos de vegetación que es el entorno natural en el que disfrutan desenvolverse.  Como hemos dicho se encuentra hoy en día debido al gusto que tienen por esta especie, los criaderos de peces, en la lista de especies en peligro.

Su apariencia es fácilmente reconocible, así que el pez barbo cereza ha sido muy difundido en su imagen, el cuerpo tiene forma fusiforme comprimido lateralmente, engrosado ligeramente hacia la mitad, como todos los peces de su familia que comparten estas características.  Carece de dientes en la boca en cambio los tiene en los huesos faríngeos, y suelen ser unos dientes con textura raspadora.  Su color suele ser naranja, con tres bandas negras que cubren el cuerpo desde la cabeza al nacimiento de la aleta caudal,  dos laterales y la tercera dorsal. Los machos suelen tener una tonalidad más intensa en el cuerpo inclinándose a rojiza.

Otras de sus características son que su naturaleza es omnívoros aunque en algunas ocasiones pueden disfrutar de alimentos vegetales, la dieta puede entonces ser variada. Estos peces barbo cereza, suelen ser una agradable compañía en el acuario para el resto de los pobladores del mismo, no tienen mal temperamento aunque con otros machos de su especie puedan tener peleas. Disfrutan de la vida en grupo, porque generalmente en su hábitat suelen vivir en pequeñas colonias, por lo que se debe tener en el acuario dos o tres ejemplares más, para que se sienta cómodo.

Para conformar el hábitad de nuestro pez barbo cereza, hay que tener en cuenta que ha vivido en un entorno lleno de vegetación la que deberemos recrear en el acuario, con espacio suficiente para él y sus compañeros, un acuario de 40 lts es lo ideal.  Los veterinarios y expertos en acuarios y crianza de este tipo de pez recomiendan un balance adecuado de las condiciones del agua, así: pH: 6.0 a 7.6, gH: 5 a 15, Temperatura de 22 a 28º C, NO2: 0 mg/l, NO3. Con ello vivirá en condiciones óptimas y podrá procrear y reproducirse.

En cuanto a reproducirse, el acuario debe permitir vivir con espacio y cómodamente al pez y la pareja, unos 40 lts de agua y abundante vegetación son lo que se requiere para una pareja, deberá consultarse con un experto si además de la pareja hay más peces porque se deberá sin duda, ampliar la cobertura del agua y el espacio. Cuando  la hembra está fecundada suele depositar unos 200 huevos repartidos principalmente entre las hojas de las plantas, después de lo cual hay que retirar a los padres. Los huevos eclosionan pasadas entre 24 y 48 horas, 48 horas después de la eclosión los alevines ya nadan con libertad, pudiendo alimentarlos con nauptilus de artemia.

Los nuevos peces, alcanzan un tamaño máximo de 5 cm. Su promedio de vida es de 4 años pero en óptimas condiciones pueden llegar a vivir de 5 a 7 años, por lo que se convierten en una colonia que nos hará pasar ratos de deleite en tranquila compañía, quizá sea por eso que son tan apreciados estos peces. Cuando todos los peces, padres e hijos, tienen ya cierto tiempo en el acuario hay que pensar en cada par de años renovar el mismo, ampliar o plantar nueva vegetación porque tal como sucede con los humanos, el entorno se va desgastando y también ellos necesitan un “cambio de aires” que logran con una apariencia nueva del acuario.

No debe confundirse al barbo cereza con otros peces denominados también barbo como el barbo tigre y otros, porque aunque comparten características son distintos en su modo de vivir, algunos suelen ser ligeramente problemáticos de vivir en colonias con otros de su misma especie y otra especie. Algo que no sucede con el barbo que suele ser de carácter tranquilo y poco dado a los conflictos. Los peces Barbo cereza, suelen dejar transcurrir sus días en cautividad jugueteando o simplemente flotando entre la vegetación de su entorno, algo que suelen hacer en su medio natural, aunque en ése sea frecuente que migren de un lugar a otro llevados por las corrientes de ríos para luego retornar.

La alimentación como ya hemos visto es bastante simple, y entre mantener la temperatura, la pureza del agua, reproducir su entorno en el acuario, es fácil mantener una pequeña colonia de hasta 5 individuos si se quiere, para que el pez se encuentre a gusto, la soledad no es sana para el barbo que se siente triste con ello.

Imagen: Wikipedia



Originally posted 2012-02-14 21:01:22.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *