Raza de Gatos Bosque de Noruega

bosque de noruega

No existen muchas razas de gatos ni de otra especie de la fauna, que se identifique su origen a un lugar tanto como esta raza de gato Bosque de Noruega. Una raza que se sabe tiene origen prehistórico y que ha sido hasta los últimos años cuando se ha conocido en algunos lugares fuera de su hábitat natural, los países escandinavos. Por su apariencia de bello color y su carácter es ideal para una mascota doméstica, por lo que hoy en día son conocidos como tales en muchos lugares de Europa y un poco menos en Norteamérica.

El origen de los gatos Bosque de Noruega se remota a la prehistoria y se cree es resultado del cruce de ejemplares de gatos nórdicos y gatos de Oriente Medio, aunque ésta no sea una teoría que acepten todos los criadores de esta raza. Lo único en claro es, que este gato vive en los países escandinavos y ahí ha vivido durante tanto tiempo que no se sabe cuándo ha sido que apareció.  Para los habitantes de los países Nórdicos revisten especial interés por cuanto los gatos ya son referenciados por los personajes de la mitología nórdica. En 1599 un sacerdote danés clasificó varias especies entre ellas un ejemplar de gato lince que concuerda exactamente con el que hoy se conoce como Bosque de Noruega.

Estos gatos se extendieron por Europa apenas en pequeños grupos, porque su exportación está muy restringida, con el fin de preservar la especie pura. Esta es una raza de gatos de tamaño grande, cara triangular con lados iguales, frente redonda, perfil largo y recto, mentón firme, orejas grandes y amplias, ojos grandes y de color almendrado, de forma oblicúa, de cuerpo fornido, estructura ósea sólida y más bien largo, patas fuertes y largas, desniveladas porque las traseras son más altas que las delanteras, plantas grandes y redondeadas, en proporción con las patas.

La cola suele ser muy tupida y larga, el pelo lanoso cubierto con pelo externo impermeable y de brillante apariencia cuando está bien cuidado, de cabello suelen haber varios colores como el  pointed, chocolate, lila, cinnamon, faw y  el color ámbar. Y aunque hay de esos colores, el color que se reconoce como el auténtico del gato bosque de Noruega es el color ámbar, aunque conforme el gato crece y madura así como llega su declive el color va madurando, variando en color y mátices.

Este es un gato de bello carácter, bello porque lejos de ser taciturno y silencioso o evasivo y frío, es un gato que ronronea de cariño cuando se le acaricia y que juguetea como un niño también. Es un gato de carácter calmo y afable que viene bien para servir de compañía en casa.   Siendo un gato grande y musculoso es también bastante saludable a diferencia de otras razas de gato, lo que si hay que cuidar en esta raza como en cualquier otra de gato, es cuando se ponen adultos tienden a ganar peso, la obesidad es pues poco recomendable en estos gatos y hay que hacer que se ejercite.

No tiene entonces el gato Bosque de Noruega, muchas exigencias en cuanto a su peinado y lo que más problema suele darle es el pelaje enredado, que puede aligerarse con tan solo ocuparse de cepillarle a fondo una vez por semana, para evitar que los enredos se hagan nudos grandes y problemáticos. Por otro lado hay que aprovechar para limpiar su entorno y mantenerlo limpio, éste es un ejemplar que disfruta de tener un ambiente propio en condiciones de limpieza y comodidad.

El control de su peso es vital para su cuidado, algunos gatos que han sufrido sobrepeso de esta raza, se ven sometidos al riesgo de una fractura o bien deformidades en la cadera o displasia que son generalmente las condiciones que más se presentan cuando los gastos están muy pesados, y como cualquier otro animal el mismo peso causa que las articulaciones o huesos sufran daño. Por demás es un animal como hemos dicho muy saludable y su alimentación no representa problema alguno, porque requiere lo que todo gato requiere para mantenerse alimentado y saludable.

Como dijimos al principio, estos gatos no son comunes algunos pocos ejemplares habitan en el continente americano, resultado de que los vikingos escandinavos solían llevarlos en sus expediciones y fueron dejando algunos. Pensando en adquirir uno para compañía en casa, lo mejor es un pequeño gato que crezca con la familia sobretodo si hay niños. En este caso es importante porque los niños disfrutan de la compañía de un gato que como ellos ideará muchas travesuras, salta, corre y juega incesantemente, así de animado y juguetón.

Hoy son parte importante en las exposiciones de gato, porque son gatos insistimos maravillosos con un pelaje hermoso que brilla cuando está bien cuidado y que suele tener una apariencia leonina.

Imagen: Vía

 



Originally posted 2012-03-09 20:27:35.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *