Etiqueta: exóticas

Las aves

Aves

Muchas personas buscan tener aves como mascotas. Pueden ser pájaros, loros, papagayos y otras variedades.

Las ventajas que tienen estas mascotas son la belleza de los colores de su plumaje, que puede alegrarnos la vista, lo hermoso de los cantos que emiten que puede alegrarnos el oído y también la interacción con el ser humano que los cuida, que puede llegar a ser muy profunda.

Son animales que pueden ubicarse fácilmente, incluso en lugares pequeños, ya que generalmente se tienen que instalar en jaulas acondicionadas para ellos, que pueden colgarse en patios o habitaciones interiores.

Algunas personas no gustan de estas mascotas porque entienden que las aves deben estar en libertad y verlas en una jaula les produce una sensación de tristeza.

Las aves son mascotas delicadas, que requieren mucho cuidado en su alimentación y atención con respecto a su estado sanitario. Las jaulas que los albergan tienen que ser limpiadas en forma consuetudinaria, para evitarles posibles enfermedades. Tienen que tener las dimensiones suficientes para albergar al animal sin que este se sienta incómodo. Requieren de cierta luz para que les brinde energía suficiente, pero esto dependerá de cada especie. La ubicación de la jaula también es un tema a tener en cuenta: conviene que se encuentre en un lugar que esté libre de cualquier tipo de emanaciones, particularmente si éstas son tóxicas; también conviene preservarlo de las corrientes de aire muy fuertes ya que pueden dañar al animal y, de ser posible, se ubicará esa jaula en un lugar estratégico en que pueda observar a sus cuidadores humanos, para que no se sienta solo y abandonado.

Habrá que estar atento con respecto al tema del plumaje, porque este muestra el estado sanitario del animal: un ave con plumaje hermoso y de buen aspecto es sinónimo de una mascota saludable; por el contrario un plumaje de apariencia triste es sinónimo de enfermedad o de falta de las vitaminas necesarias.

En fin, las aves son bellísimas, pero requieren de un esfuerzo de cuidado especial. Si estamos dispuestos a brindarles esos cuidados, adelante. A disfrutar de ellas.

Fuente de la imagen

Las iguanas como mascotas

Hace ya unos años que las iguanas se pusieron de moda como animales domésticos. Sin embargo se cree que ya en la América prehispánica los aborígenes domesticaban iguanas y las cuidaban en sus hogares.
Son de la especie de los “iguánidos” y sus características morfológicas son: cabeza pequeña, extremidades de cinco dedos, una larga cola y lengua corta y gruesa.
A simple vista son parecidos a una versión en pequeño de los dinosaurios que nos muestran en las películas.
Su piel está recubierta por grandes escamas y púas flexibles que les sirven de protección. Su color característico es verde cuando nacen, luego se van volviendo más grises muy brillantes en la adultez y más opacas en la vejez.
Como en el caso de otros reptiles, las hay de diferentes variedades: la iguana común tiene una especie de cresta en el dorso, vive en América y puede llegar a medir en casos extremos hasta dos metros de longitud. Claro que no son estas la mascota ideal para tener en un monoambiente. Pero existen iguanas pequeñas, como la terrestre de las Galápagos o la iguana marina o la cornuda, así llamada porque presenta en su hocico tres grandes escamas similares a cuernos.
Son animales que deben ser cuidadosamente alimentados, ya que requieres un buen balance proteínico y de vitaminas, particularmente vitamina D
Dependiendo de la especie será su tipo de alimentación, aunque en general son animales herbívoros.
La característica que todos comparten es que son mascotas para climas cálidos. Necesitan altas temperaturas, ya que su hábitat natural se desarrolla en climas tropicales, ecuatorianos y tórridos. Son de sangre fría y requieren calor para su sobrevivencia.
Las especies de color verde dorado viven en los árboles y se les llama “anoli”. Son típicas de la zona del sur de los Estados Unidos y también se encuentran en Cuba.
Las iguanas pudieron ser clasificadas en una época como mascotas exóticas, sin embargo son cada vez más los hogares que las adoptan.

Fuente de la imagen