Etiqueta: características

Los hurones


hurón

El hurón en España es actualmente visto como mascota, hasta el punto de que como los perros y los gatos han de llevar chip y estar vacunados. Se trata de animales activos, sociables, juguetones y curiosos. Debemos vigilar su curiosidad, ya que son adictos a meterse por lugares estrechos como detrás de electrodomésticos, por lo que pueden resultar heridos. Sobre todo aconsejamos tener sumo cuidado con las sillas plegables, puesto que pueden llegar a ser mortales para ellos. Sería adecuado acondicionar la casa antes de adoptar a uno de estos pequeñines. Hay gente que por seguridad los mete en su jaula durante la noche o cuando no está en casa.

A los hurones les gusta mucho los juegos, entre ellos el escondite, donde el animal debe “cazar” a la persona (muchas veces mordiéndole suavemente manos y pies). Si se les adiestra correctamente nunca morderán fuerte. Si quieres regalarle juguetes, con los que son para gato disfrutan mucho. Eso sí, evita los productos de caucho o espuma, ya que suelen comérselos y podrían ocasionarle problemas intestinales. Una cosa con la que os reiréis mucho será cuando vuestra mascota esté disfrutando mucho del juego, ya que realizará la llamada “danza de guerra de la comadreja”, la cual se caracteriza por frenéticos saltos laterales con un chillido parecido a un “dok, dok, dok”.

Si tenéis niños en casa, debéis vigilarlos cuando estén con el hurón, ya que piensan que son animales de peluche y los pueden llegar a estrangular sin querer. El hurón, al verse en peligro, podría arañar o incluso morder al crío. A pesar de todo, son animales muy sociales y adoran jugar con otros hurones. Se amontonan los unos sobre los otros para dormir. Recomendamos tener dos o tres como mascota, ya que así no se sienten solos. En el caso de adoptar solo uno, procurad que nunca le falten cariño, juegos y atenciones. Si tenéis un gato, es posible que lleguen a jugar juntos.

Si estás seguro de cumplir todos los requisitos y sabes que podrás cuidar y hacer feliz a tu mascota, no dudes en adoptarlo.


Originally posted 2017-08-15 22:00:31.

Red panda: pequeños, entrañables y juguetones

panda-rojo

El red panda o panda rojo es un mamífero que se alimenta principalmente de bambú, no obstante puede nutrirse también de huevos, aves e insectos. Habita en las zonas asiáticas: Himalaya, Bután, India, Nepal, Laos y Birmania. Se caracteriza por su pelaje de color rojizo (de ahí su nombre) y por su larga cola. Mide de 30 a 60 centímetros, pudiendo llegar a pesar el macho adulto de 4 a 6 kilos. Se trata de un animal en general sedentario, esencialmente nocturno y con gran destreza y agilidad para desplazarse por las ramas de los árboles.

Su población actual se calcula en menos de 10.000 ejemplares adultos, aunque estos están disminuyendo constantemente a causa de la caza furtiva y de la destrucción de su entorno. Varios zoológicos se encargan de la reproducción de esta especie, entre ellos el Taronga de Sidney, en el que desde 1977 han nacido un total de 45 pandas rojos.

The Red Panda Network es una institución destinada a la preservación y protección de estos animalitos, en la cual, tienes la posibilidad de adoptar uno desde su página web. Actualmente puedes escoger entre cinco: tres hembras (Niyati, Sanju y Sita) y dos machos (Bhim y Pinju). Al adoptar obtendrás información y un fondo de escritorio del panda que escogiste, más un certificado de adopción, así como e-cards para mandar a tus amigos y una subscripción de un año en la revista de esta organización.

En Japón hay personas que tienen pandas rojos en sus casas, sin embargo, en la mayoría de países es ilegal tenerlos como mascota, a causa de su escasa población y de sus delicados cuidados, ya que como animales exóticos que son, su medio es la naturaleza y se merecen gozar de libertad.

A modo de curiosidad, en el Zoo de Taiyuan (China) nacieron dos crías de red panda, las cuales acabó alimentando una perra del mismo zoológico a causa del rechazo de su madre biológica. Esto se ha visto varias veces entre perros y gatos, pero nos sigue resultando sorprendente como el instinto maternal atraviesa las fronteras entre animales de compañía y animales “salvajes”.

Los pandas rojos tienen un período de gestación de 4 a 5 meses y cuando nacen pesan aproximadamente unos 100 gramos. Hacía los 18 días los cachorros empiezan a abrir los ojos y a los 3 meses han conseguido el pelaje y el color de un adulto. Es en este momento cuando comienzan a aventurarse fuera del nido, dando sus primeros pasos, tal y como podemos ver en el siguiente video filmado en el Erie Zoo de Estados Unidos:

 


El bulldog

Características físicas

El bulldog o bulldog inglés se caracteriza por tener una cabeza bastante grande en proporción al resto de cuerpo; ésta está sujeta por unos gruesos hombros. Su hocico es corto y su frente se presenta habitualmente arrugada, sobre unos ojos redondos, negros y grandes.

Por otro lado, su pelaje puede ser de varios colores o mixto (blanco, beige, atigrado, etc.) y es corto y liso. Su cola es por naturaleza corta y rizada.

Sociabilidad

El bulldog socializa, en principio, con facilidad. Hay que tener en cuenta que, de lo contrario, no habría sido posible su trabajo bajo órdenes humanas. De este modo, pese a su apariencia, su temperamento es muy dócil.

No obstante, el bulldog actual ahora ya no se dedica a estas funciones. Más allá de ser animal de compañía, función que cumple a la perfección, en ocasiones lo encontramos en competiciones de belleza. Esto hace que las características que más se valoran en ellos hayan pasado a ser: belleza, limpieza e inteligencia.

En todo caso, algunas veces son un poco tercos. Pero, por norma general, suelen llevarse bien con las familias que les adoptan y otras mascotas.

Historia

Existen importantes diferencias entre el bulldog original y el que hoy reconocemos como tal, tanto en el aspecto físico, como en su temperamento.

La raza proviene del “antiguo perro griego” o el perro de toros maltés; cuando éste fue importado a Inglaterra se cruzó con el mastín, dando lugar al bulldog. La evolución de la raza se produjo con mezclas posteriores con otros como el Carlino o el Pug.

Su nombre literalmente significa perro-toro. Se cree que proviene de su trabajo de apoyo con los ganaderos: su misión consistía en hacer correr al ganado con el fin de hacer que la carne quedase más blanda.

En un principio se le usó como perro de peleas en Inglaterra, desde el siglo XVII hasta la prohibición explícita en 1835. Era un animal muy competente en este sentido porque se enfrentaba sin problemas a animales mucho más grandes como osos, toros o tigres.

No obstante, se ha trabajado mucho para limar cualquier rastro de agresividad y, como ya contamos, el bulldog tiene un temperamento muy amable.

Cuidados

El aspecto que habremos de cuidar más si tenemos un bulldog inglés es la alimentación. La alimentación equilibrada es fundamental para su desarrollo, por lo que durante su crecimiento habremos de extremar los cuidados. La mayor parte de los piensos específicos están elaborados a partir de pollo y arroz, no obstante, habremos de tener en cuenta la calidad del producto y el origen de los ingredientes.

También hemos de tener cuidado con las cantidades que les proporcionamos, puesto que esta raza canina puede ser muy ansiosa.