Urogallo en peligro de extinción

urogallo

Desde 1979 se dieron los primeros pasos para proteger en España, especialmente en la zona cantábrica, la especie del Urogallo. El Urogallo es un ave galliforme que existe desde tiempos ancestrales en la Europa Boreal, o sea los países escandinavos , el báltico y las mesetas rusas. Pero también aunque en menor cantidad en la Cornisa Cantábrica, los Pirineos, los Alpes y el norte español, lógicamente. Hoy en día la misma bajo protección, se ha incrementado y existe una legislación concreta de penalización por al caza y tenencia de esta preciosa ave.

Urogallo es un ejemplar grande comparado con otras especies de aves, los machos son grandes y suelen pesar bastante entre 3.3 y 6.7 kgs y se diferencian mucho de las hembras, miden los urogallos machos de entre 74 y 115 cms y se ha documentado la existencia de un ejemplar de 7.2 kgs. Suelen tener 1.2 m de medida en las alas, suelen ser grises oscuros o pardo oscuros con algunos reflejos verdes metálicos en las plumas del pecho. Mientras que en las plumas del vientre y la zona inferior de la cola van de negro a blanco según sea la raza a la que pertenezca el ejemplar. Son barbados como pocos de su tipo, ya que tienen plumas debajo del pico, con características de cola en forma de abanico.

Como dijimos antes hay dismorfismo sexual muy notorio, porque las hembras o urogallinas, son más pequeñas que los machos, hasta la mitad en peso del macho, menos largas pues miden entre 54 a 64 cms, pesan entre 1.5 y 2.5 kgs y las alas  no sobrepasan los 70 cms. También difieren en el color del plumaje, al menos en la zona del  vientre, donde es ligeramente más claro y amarillento.

Pero tienen algunas similitudes entre sexos, manchas blancas en los hombros, patas con plumas, dedos cortos y anchos, estas cualidades les ayudan a no hundirse en la nieve y a sobrellevar el frío. Cuando nacen son similares los urogallos y urogallinas, pero a medida que maduran definen el color de su plumaje, es decir que tienen color de machos o hembras adultos.

Ya hemos citado los lugares de Europa donde abundan las colonias de Urogallos, prefiriendo las zonas montañosas, bosques claros y donde abunden las coníferas, las zonas de vegetación herbácea, el agua abundante de lagos y ríos y las bayas, para poder sobrevivir con comodidad, como se ve no necesitan mucho para ello.El por qué de preferir los bosques, sencillamente porque disfrutan de dormir sobre las ramas de los árboles.  A diferencia de otras especies de aves, los urogallos son muy definidos en cuanto a la alimentación.

Esto quiere decir que comen diferente según sea verano o invierno, en verano, suelen hacer dieta a base de  hierba, crisálidas de hormiga, bellotas, hayas, lagartijas e incluso serpientes, para cambiarla cuando llegan los días fríos del otoño invierno, cuando entonces se aplican a alimentarse de  de brotes de árboles de  haya, amentos de abedul, acículas de pino y hojas de acebo. Cuando vuelve la primavera es hora de cambiar de nuevo la dieta, por la haya y las herbáceas, y en otoño aunque ya se preparan para la dieta invernal consumen con gusto los arándanos.

Los urugallos esperan la primavera europea para la época de aparearse, no lo harán más que entre marzo y el primer tercio de mayo, cuando los machos profiriendo gritos al amanecer y atardecer atraigan a las gallinas, cuando ve que las gallinas han entendido su requerimiento, baja de lo alto donde se posa para gritar.La época de celo dura desde marzo hasta el primer tercio de mayo. El urogallo profiere gritos de reclamo al amanecer y al atardecer desde algún punto elevado atrayendo a las gallinas; cuando las gallinas llegan atraídas por los gritos copula con varias durante todo el día.

Los urogallos ponen los huevos en hoyos, y los mismos son víctimas de los depredadores, pero no es solamente la caza la que ha causado la pérdida de las grandes colonias de urugallos que solían haber, sino las condiciones del hábitat que alterado por los cambios climáticos a veces no les resulta tan propicio porque no encuentran suficiente alimento o porque no logran sobrevivir cuando las temperaturas de los mismos cambian abruptamente y los urogallos se ven luchando en un hábitat que les es adverso.

La crianza de los urogallos en cautividad no es común y está prohibida por ley, aún así para preservar la especie se ha  pensado en intentar crear colonias de urogallos que puedan sobrevivir y que no se pierda esta hermosa especie de aves que durante mucho tiempo han adornado el paisaje de parajes como Cantabria en los días soleados de verano o el otoño cuando suelen en bandadas verse por el cielo volando por diversión. Ahora que la Cordillera Cantabra es reserva de la biosfera se espera que la especie se reproduzca más y sobreviva en mejores condiciones.

Imagen: Urogallo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *