Cerditos pigmeos

Para muchos los perros y gatos resultan mascotas cotidianas que no les emociona cuidar y convivir con ellos.  Y cada día se buscan todos, mascotas exóticas desde algunas que no resultan para nada cómodas como las grandes serpientes o algunos que no parecen ideales pero que para algunos vienen siendo las mascotas perfectas , los cerdos pigmeos como mascota son más comunes cada día.

Y estos encantadores cerditos pigmeos además de ser de reducido tamaño, no  más altos que un pequeño perro, son de carácter afable, adaptables  y mascotas que harán la delicia de los pequeños de casa porque además de su tamaño suelen ser muy  traviesos y divertidos. Además de que mantenerlos no supone complicación alguna puesto que igual que su reducido tamaño suelen ser para alimentarse y permanecen en aquellas áreas a donde se les asigne.

El cerdito pigmeo suele ser de buen aprendizaje aunque hay que invertir tiempo para lograrlo, hay que ser paciente con el cerdito. Por demás lucen guapos y se pueden mantener limpios con pocos cuidados, destinándoles áreas limpias y dándoles una ducha cada día después de todo aunque difieren de los cerdos grandes, en tamaño, siguen siendo de la misma especie y algunas veces tienden a portarse mal como cuando hurgan en desechos a pesar de tener la alimentación adecuada.

Hay que educarlos y por ello habrá que ser más paciente y con más tiempo que con un  perro que aprende en este sentido,  más rápidamente que el cerdo. Hay que darle seguimiento como a toda mascota a los cuidados que el veterinario recomiende, y uno de ellos es evitar que su zona se mantenga sucia aunque sea lo que «parece» ideal  para él porque eso le provoca enfermedades.

Alegre y juguetón hay que asegurarse de comprar un cerdo pigmeo en realidad, no sea que nos vendan un cerdo de los que usualmente conocemos y crezca para convertirse no en una mascota puesto que esos cerdos suelen muy grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.