Los Gatos Sphynx

gato-sphynx

Los Gatos Sphynx o Esfinge son los conocidos comúnmente como los «gatos sin pelo»,  a pesar de que curiosamente esta denominación resulta errónea ya que en verdad poseen una piel cubierta por una capa de pelaje muy corto y fino casi imperceptible a la vista o al tacto. Existen tres razas únicas de gatos «sin pelo» reconocidas por las asociaciones felinas: Sphynx, Peterbald y Don Sphynx. La raza Sphynx fue creada en Canadá en los años 60, mientras que la raza Peterbald surgió en Rusia en 1994 y la Don Sphynx, también rusa, en 1997.

Se trata de una raza de gato más robusta y fuerte que la común. Posee un cuello levemente arqueado pero bien musculado sobre todo en machos adultos. Su cuerpo es de tamaño mediano o incluso a veces grande. Sus potentes músculos y su grueso tórax le confieren una maciza apariencia. Son también animales de peso importante, siendo los machos bastante más grandes que las hembras. Su abdomen es de forma redondeada aunque no da la sensación de estar gordo. Sus patas son también robustas y tonificadas, siendo las patas traseras levemente más altas a las delanteras.  Las patas frontales se componen de cinco dedos, a diferencia de las posteriores que únicamente tienen cuatro. Se caracteriza a su vez por poseer unas almohadillas gruesas. Su cola nos recuerda a la de un látigo, tanto en flexibilidad como en aspecto, siendo gruesa en la base pero estrechándose a medida que se acerca a la punta.

Estas genuinas mascotas son amables, dulces, pacíficas, curiosas, inteligentes y amigables. Acostumbran a decantarse por la calma y el sosiego. Son animales afectuosos y sociables y muy dedicados a sus amos y dependiente. Adoran los sitios cálidos y resguardarse en las épocas más frías en interiores ya que son criaturas muy sensibles a los cambios de temperatura. A pesar de tener aspecto de ser delicado, el Sphynx acostumbra a ser un animal sano. Si quieres adoptar uno tienes que tener en cuenta que la temperatura de la casa no baje de los 22 grados. También has de acostumbrarlo al baño, ya que al carecer de pelo tiende más a ensuciarse que los gatos comunes. Recomendamos lavarlo cada 20 o 30 días. Al no tener pestañas también es muy importante que nos encarguemos de la higiene ocular. Para las orejas existen sitios especializados, aunque debemos ser nosotros quienes asiduamente nos encarguemos de su higiene. Su alimentación ha de ser rica en proteínas y grasas, ya que por su raza necesitan aportar al cuerpo mucho más calor que el gato común que se protege del frío con su espeso pelaje.

Actualmente estas mascotas son cada vez más conocidas, a pesar de que poca gente las compra a causa de su elevado precio y de su singular aspecto. Está de moda entre las clases altas y la gente de prestigio.

A modo de curiosidad, en el video de Lady Gaga «Bad Romance» se ve en cameo un Gato Sphynx cuando ella baila.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.