Categoría: Roedores

Baño, higiene y cuidados de cobayas

baño-cobaya

Toda cobaya necesita ser lavada de vez en cuando, aunque es importante que las de pelo largo se bañen con más frecuencia que las de pelo corto. A pesar de todo, es conveniente no abusar del lavado, puesto que pueden perder la protección natural que les confiere su pelaje. Ahora os estaréis preguntando cada cuanto es adecuado bañarlos. Pues bien, eso es una cosa que observaréis vosotros mismos. Cuando veáis que vuestra mascota tiene el pelo sucio y/o empieza a oler mal, será la hora. Podéis bañarlo en un balde o en la pila del baño, introduciendo dos dedos de agua tibia. Evidentemente recomendamos jabón exclusivo para cobayas (por ejemplo marca Novopet), pero en el caso de no tener, podéis usar champú suave para bebes o para gatos. Otra opción es usar champú de lavado seco. Hemos de tener sumo cuidado de que no les entre ni agua ni jabón en oídos, boca, nariz y ojos, puesto que son animalitos delicados y esto podría ocasionarles irritaciones o infecciones.

Al finalizar el baño, secadlo a consciencia con una toalla, pero con suavidad, para así evitar posibles resfriados. No aconsejamos usar secador, ya que se han dado casos de infarto a causa del sonido (hay cobayas muy asustadizas). Recomendamos el cepillado diario con un cepillo de metal suave para eliminar el pelo suelto y desenredar, evitando a su vez su caída. Es importante que cortes las uñas de tu mascota  al menos una vez al mes, cuando veas que se comienzan a doblar demasiado. Así evitarás que tu cobaya tenga dificultades para caminar a causa de deformaciones. Las uñas deben cortarse con mucho cuidado, puesto que nunca debemos cortar la parte donde hay carne. Para facilitar la visión, podemos colocar las uñas a contraluz. Si alguna vez cortases una zona con carne y empezase a sangrar, usa rápidamente un lápiz hemostático o algún producto que detenga la hemorragia. Para cortarle las uñas es adecuado hacerlo con unas tijeras especiales para gatos. En la medida de la posible, procura que tu pequeñín este inmovilizado durante el procedimiento.

Si tienes una cobaya macho, debes prestar mucha atención a la higiene de sus genitales, puesto que marca territorio arrastrando el trasero, por lo que acumula suciedad, causante de hedores y posibles infecciones. Para limpiarlo podéis usar toallitas para bebes o algodones para los oídos empapados con aceite de oliva. Aconsejamos realizar esta higiene desde que nuestra mascota sea una cría, para que nos permita seguirlo haciendo cuando crezca.

Es importante que revises con asiduidad la dentadura de tu cobaya, puesto que a causa de mala oclusión dental, sus incisivos pueden crecer de forma desmesurada, provocando heridas e infecciones. Debes prestar atención a si saliva mucho, y si este fuese el caso, llévalo inmediatamente al veterinario para que encuentre una solución. Lo adecuado sería la extracción, pero en estos animalitos este proceso resulta complicado, por lo que acostumbran a realizar una limadura bajo sedación.  Nunca cortéis sus dientes con unas tijeras, ya que corréis el riesgo de romperlos o dañar sus ligamentos (por lo que la desviación sería mayor). Para prevenir todo esto, como ya mencionamos en el post de “Cómo alimentar a tu cobaya”, es adecuado que alimentes a tu mascota con heno y verduras para facilitar el desgaste de sus dientes, así como pan duro para roer de vez en cuando (pero sin excederse, puesto que engorda).

Recomendamos visitar al veterinario cada 3 o 4 meses para que le hagan una revisión general. Deberéis fijaros en si sus heces son blandas, si tiene mocos, estornudos, ojos medio cerrados o con legañas, respiración dificultosa, arañazos profundos, calvicies, dificultad para andar, etc. Si vuestra cobaya padece alguno de estos síntomas, no dudéis en acudir a vuestro veterinario al momento.

¡Cuidad a vuestro pequeño lo mejor que podáis!


Originally posted 2011-09-07 11:11:02.

Cómo alimentar a tu cobaya

cobaya-comiendo

Para que tu cobaya goce de buena salud, el 60% de su dieta tiene que estar compuesto por heno aromático de primera calidad, un 25% de escarola, endibia, diente de león, hojas de berro, acelgas, apio y canónigos. Estos vegetales deben lavarse bien para evitar posibles restos químicos y secarse adecuadamente para así no producir posibles diarreas a nuestra mascota. También necesita verdura con elevada vitamina C, como son el brócoli, pimiento verde y pimiento rojo. Además, a modo de complemento, añadiremos un 10% de pienso rico en vitaminas. El último 5% será a base de frutas lavadas, con piel y bajas en azucares, como es el caso de las peras, cerezas, plátanos, nectarinas, naranjas, fresas, uvas, manzanas, melocotones, kiwis y mandarinas.

Si a tu cobaya le cuesta comer hoja verde puedes intentar amenizársela pulverizándoselas con mermelada o miel, siempre sin excederse.  Recomendamos agua mineral con bajo contenido en sodio para así evitar posibles piedras en el riñón. Estos animalitos no producen por ellos mismos vitamina C, por lo que es adecuado darles un suplemento, como por ejemplo Redoxon en gotas.

Las cobayas necesitan una cantidad de alimento diario equivalente al 5% de su peso. Un buen ejemplo de una dieta equilibrada podría ser: Hierbas, verduras y frutas de forma diaria. Dos veces a la semana: apio, tomate, zanahorias, brócoli y calabacín. Una vez por semana: judías verdes, alcachofas, hojas de coliflor (nunca la flor), maíz, acelgas, pepino y espinacas.

Aconsejamos alfalfa solo para ejemplares jóvenes, adultos malnutridos o hembras embarazadas o en período de lactancia, ya que la alfalfa contiene calcio elevado y podría producirle cálculos. Una ramita a la semana de perejil le irá bien para la vitamina A, la cual favorece a la creación y preservación de dientes sanos, de las membranas mucosas y de la piel y de los tejidos blandos y óseos. Además se trata de un alimento diurético, con lo cual le ayudará a eliminar líquidos a través de la orina. Esto es bueno una vez por semana como dijimos anteriormente. No abusaremos del perejil, ya que podría deshidratar a nuestra mascota. Es muy importante que nunca demos perejil a las hembras preñadas o a las que están amamantando, ya que les provocaría el aborto y les cortaría la leche.

Evita siempre las mezclas de frutas secas, nueces, semillas y azúcares. Las pellets para conejos no contienen vitamina C y además pueden tener antibióticos dañinos para las cobayas. Las semillas son peligrosas porqué podrían atragantarse. Cuidado con la lechuga Iceberg, puesto que no nutre y además produce heces blandas. No des nunca a tu cobaya productos lácteos o sus derivados, ni huevos, carne, aguacates, productos congelados, refrescos preparados, cebollas, zumos, setas, conservas, latas, ajos. Los ajos tiernos dan diarrea y problemas en el estómago y la col produce gases.

Si alimentas bien a tu mascota, evitarás los riesgos del excesivo crecimiento de los dientes, puesto que estos se desgastarán de forma adecuada, evadiendo las malformaciones. Prueba con el pan duro para ayudarle con esta tarea. ¡Cuida bien de tu pequeña mascota!


Originally posted 2011-08-28 17:36:33.

Antes de regalar un hamster

Regalar una mascota por Navidad puede ser una idea, en general, poco recomendable. La decisión de adquirir un animal exige una gran responsabilidad, puesto que en un regalo de esta índole no sólo está implicado el disfrute de aquel que va a recibir la ofrenda. Los animales domésticos dependen de sus dueños en muchos sentidos: desde su integridad vital hasta su felicidad. Y esto es algo con lo que nunca se debería jugar irreflexivamente.

No obstante, si estamos muy seguros de que la persona a la que vamos a hacer el regalo desea realmente tener una mascota y se va a comportar adecuadamente, quizá podamos hacer una excepción. Por otro lado, si el regalo es para un niño, y nosotros somos sus padres o tutores, podemos adquirir una mascota siendo conscientes de que ésta será nuestra responsabilidad directa. Aunque podemos intentar hacer que nuestro hijo aprenda a cumplir con obligaciones gracias al contacto con un animal, tampoco podemos hacerle sentir culpable sobrecargándole de trabajo. Por otro lado, especialmente si el niño es muy pequeño, tendrás la responsabilidad adicional de controlar que no lo maltrate.

En este sentido, y si no nos queremos arrepentir, un hamster puede ser una de las mejores opciones. En primer lugar, porque no exigen una dedicación excesivamente intensa; por otro lado, porque es una mascota muy fácil de cuidar para personas que tengan poca experiencia con animales; también, porque el precio de adquirir el hamster –y todos los complementos que requiere– es bastante económico; además, requiere poco espacio y no demasiada comida.

Sin embargo, hay varias cosas que se deben tener en cuenta. Los hamsters son animales principalmente activos durante la tarde y la noche. Por lo tanto, si vas a comprar uno, debes tener en cuenta que puede hacer ruido a horas a las que quizá quieras descansar. Esto es fácil de solucionar: basta con que no pongas al hamster en el dormitorio. Por otro lado, debería estar en un lugar ventilado, donde no se fume mucho y, a ser posible, que sea tranquila, para que también podamos respetar su descanso.

Una de tus responsabilidades directas será mantener la jaula limpia: de lo contrario, tu hamster no vivirá mucho; además, los alimentos deberán estar en buen estado y ser frescos: aquellos que no se consuman deberán ser retirados para evitar que se genere un foco de infección.

También, como cuando tienes cualquier animal, debes tener a alguien cercano dispuesto a cuidarlo cuando tú no estés: por ejemplo, cuando te vayas de vacaciones y no lo puedas llevar contigo.

Por otro lado, debes tener en cuenta que son roedores y que, por lo tanto, muerden. Si te descuidas es posible que te encuentres un cable mordisqueado, o cualquier cosa que dejes a su alcance. O puede que, jugando, te muerda a ti. Esto no es peligroso ni duele mucho, pero tienes que estar preparado de antemano.


Consejos para elegir un veterinario

Es importante tener en cuenta que desde el momento que se decide tener una mascota, hay que contemplar los cuidados que necesita entre ellos el de su salud. Por saludable y bien que se trate a una mascota, de la clase que sea, en algún momento requerirá la visita a un veterinario, ya sea para cuidar lo de rutina, que es importante para prevenir que se enferme, como si se presenta alguna condición repentina.

Los servicios de veterinario que hoy en día ofrecen una amplia gama de posibilidades, desde atender online, visitar en casa, alojar la mascota si tienes que viajar y muchos más, pero  es importante saber elegirlo, después de todo para la mascota el veterinario funciona como el médico de cabecera para los humanos, tiene que sentirse cómoda con él, nosotros también, y tiene que mantener una relación estable con su médico veterinario, el constante cambio de atención médica repercute negativamente en la mascota, porque los animales resultan siendo en este caso como muchos adultos ante la visita al médico, temerosos.

Por ello es importante  escoger  bien el veterinario, que tenga experiencia en la clase de mascota que tenemos. Que brinde un servicio de manera permanente para no exponer a la mascota,  a acostumbrarse a otro veterinario cada cierto tiempo. Que sea un profesional capaz y que tenga las certificaciones, no es nada excesivo siendo que la mascota es un miembro más de la familia y lo que le afecte, no dejará de tener sus efectos en nuestro entorno. Que sea un servicio organizado que permita que la salud preventiva de la mascota como las vacunas y el cuidado dental en el caso de los perros se haga oportunamente, y que claro está, pueda asesorarnos sobre muchas decisiones a tomar por el bien de la mascota.

Imagen: Gedang’s Blog

Lee también:  Veterinario online


Las cobayas y sus características

cobaya

La cobaya, el cuy o conejillo de indias, cuyo nombre científico es cavia porcellus es un tipo de mamífero roedor originario de la de la cordillera de los Andes y de Perú. Puede llegar a pesar hasta un kilo y habita en zonas descubiertas, usando para guarecerse y como escondites huecos y cuevas. Su esperanza de vida oscila entre los 4 y los 6 años y llegan a medir alrededor de 25 centímetros. Hasta los 12 meses no finalizan su desarrollo físico y no es hasta los 18 que alcanzan su madurez y peso adulto.

Posee un cuerpo alargado y de forma redondeada acabado en patitas cortas y delgadas de uñas afiladas. Sus orejas son pequeñas y arrugadas y sus incisivos crecen continuamente sin parar desgastándose al roer. Se caracterizan también por tener un oído excelente  y además son criaturas poseedoras de favorable percepción ocular, aunque como todo ser vivo con una visión únicamente lateral, tiene dificultades a la hora de calcular altitudes. Dichos mamíferos son muy variados en tipologías de pelaje (largo, corto, satinado, ondulado…) y de color (negro, blanco, canela, dorado…). Pueden poseer uno, dos y hasta tres colores distintos a la vez. En cuanto a lo referente al aspecto externo de las cobayas, no existen diferencias destacables entre machos y hembras.

Estos pequeños animales pueden llegar a aprender algunos truquitos elementales, siempre con amor y perseverancia, puesto que no asimilan las cosas nuevas al mismo ritmo que otras especies. Son además seres muy dóciles y tranquilos, los cuales raramente atacan a sus amos aun cuando estén sufriendo algún tipo de daño, siendo las hembras menos fieras que los machos.

Un dato curioso es que cuando huelan comida o tengan hambre nos lo harán saber mediante suaves y pequeños mordisquitos. Esto también lo acostumbran a hacer para llamar nuestra atención moviendo a su vez de forma vigorosa su cuerpo y patitas. Son animales pacíficos y espantadizos, con tendencia a esconderse ante una posible amenaza, siendo rápidos a la hora de escapar, sobre todo las crías. A pesar de todo, si se les sitúa en algún sitio desconocido quedan instantáneamente paralizados. Los cuyes, de la misma forma que los humanos y los monos, solo pueden adquirir la vitamina C a través de los alimentos (frutas y verduras).

Ya sabéis queridos lectores, si estáis interesados en acoger a uno de estos pequeñines, adoptareis a una mascota sociable y cariñosa, además de tener la opción de escoger entre una gran variedad de tipos de pelaje y de colores… ¡Animaos!


Originally posted 2011-07-23 17:22:04.

La casa ideal para tu cobaya

cobaya

Si tienes pensado adoptar una cobaya, es importante que pienses en proporcionarle el hogar adecuado. Si dispones del espacio suficiente, te recomendamos una jaula grande, puesto que así tu mascota gozará de espacio suficiente para poder jugar y estirar sus patitas, y tú no tendrás que limpiar el receptáculo con tanta frecuencia. Es aconsejable un tamaño de 65 cm de largo, 40 de ancho y 35 de alto. Se necesitan unos 20 cm adicionales por cada cobaya que vayas a introducir. A pesar de todo, si se dispone de sitio, tu mascota estaría mejor en una jaula de un mínimo de 100 cm de largo, ya que al añadírsele todos los accesorios como son la casita, recipiente para comida y objetos de ocio y ejercicio, quedaría poco espacio para ella. Una jaula con base de plástico siempre resulta más sencilla de limpiar. No aconsejamos las jaulas con rejas en el suelo, puesto que podrían lastimar las patitas de vuestro roedor, a pesar de facilitar la limpieza.

Es aconsejable que los primeros días que pase tu cobaya en la jaula, lo haga sin caseta, ya que si no se esconderá en ella y no querrá salir. Debes ganarte su confianza acariciándola, cogiéndola y hablándole con frecuencia. Es adecuado situar la jaula en un lugar elevado para estar de igual a igual con tu animal y no aparecerle como un depredador. Si le alimentas en tu regazo conseguirás que te relacione con algo positivo. Si no posees otras mascotas tienes la opción de dejar abierta trampilla de la jaula para que tu cobaya se sienta más a gusto.  Nunca dejes sola a tu cobaya junto a depredadores, como pueden ser un perro o un gato, por mucho que confíes en ellos (recuerda que se guían por instintos por muy adiestrados que estén). Es conveniente que tu animalito salga diariamente de su jaula para poder ejercitar bien los músculos, eso sí, ten cuidado con los cables eléctricos, puesto que adoran morderlos. Si tenéis la opción, recomendamos poner una especie de cercado para mantener a vuestra mascota a salvo de cualquier peligro.

Recomendamos cubrir la base de la jaula con 2 cm de grosor con granulado de mazorcas de maíz, el cual resulta muy absorbente y sin polvo. Si usamos viruta hemos de asegurarnos que no proviene de muebles barnizados o pintados, puesto que podría intoxicar a nuestra cobaya. La viruta prensada resulta absorbente, inodora y suave. Pon encima del granulado de maíz bastante heno, ya que lo usa para dormir y para comer. No aconsejamos los cilindros de fibra vegetal, ya que a pesar de ser absorbentes, se descomponen formando barro. Nunca le pongas serrín o piedras de gato, puesto que podrían ocasionarle dificultades respiratorias. Tienes la opción de mezclar las virutas con esterillas de goma espuma, paja o forro polar, siempre teniendo en cuenta lo que le va mejor a tu mascota, y a ti a la hora de limpiar. Para el invierno es adecuada la viruta de madera con bastante paja por encima, ya que a la vez que calentita, no huele en varios días. En verano es aconsejable la viruta de madera prensada, puesto que no le dará calor y tampoco huele enseguida.

Tendrías que colocar a tu mascota en un lugar con luz y que posea una temperatura entre 18 y 25 grados. Es importante que no le dé la luz del sol directamente ni corrientes de aire. Sería adecuado también que pudiera vernos en todo momento. Colocaremos un bebedero y un comedero. Este último cuanto más pesado mejor, ya que a las cobayas les encanta volcarlos para así esparcir toda la comida y escoger lo que más les gusta. Acuérdate de colocarle una casita bien acogedora cuando el animal ya se haya habituado a ti. Si lo deseas puedes comprar una jaula portátil pequeña y ligera para los traslados como pueden ser viajes o visitas al veterinario.

¡Construye un gran hogar para tu amada cobaya!


Los jerbos

Los jerbos son animales mamíferos pertenecientes a una subfamilia de roedores miomorfos. Provienen de la zona septentrional de África y Asia. Su hábitat más común es el desierto, de hecho, también se les ha denominado como ratas del desierto o ratas de arena. Entre los jerbos hay 40 especies diferentes que se distribuyen en 10 géneros, siendo el jerbo de Egipto el más común. En todo caso, en apariencia no se diferencian demasiado unas de otras.

Aunque se parecen a las ratas, se diferencian de ellas por sus patas, ya que tienen una forma similar a las del canguro y también las emplean para desplazarse saltando. De hecho, evolutivamente, ha conseguido desarrollar un complejo sistema de saltos que les permite huir de los depredadores. Las personas suelen encontrar sus movimientos muy atractivos y graciosos. Por otro lado, aunque son más grandes que los ratones, no alcanzan el tamaño de las ratas: miden en torno a 10 centímetros y no superan los 120 gramos de peso.

Por otro lado, han desarrollado un pelaje colorido que lo protege de las inclemencias desérticas, y unas extremidades que además de para saltar les permiten permanecer en pie, excavar, sentarse y deslizarse.

Los jerbos empezaron a usarse en la investigación en Estados Unidos en la década de los 50. Su integración en el laboratorio supuso un éxito por varios factores: su resistencia, lo fácil que es cuidarlos, su sociabilidad y sus curiosas características. Algunos aspectos en los que esto se manifiesta es, por ejemplo, en su alta tolerancia a la radioactividad (tienen una glándula abdominal que les protege), en que pueden vivir con muy poca agua y su tolerancia al calor es superior a la de la mayoría de los animales del desierto. Por otro lado, digieren muy bien el colesterol.

Por otro lado, son bastante inteligentes, por lo que en los estudios de psicología y comportamiento llegan a superar a las ratas. Por otro lado, han sido muy útiles en el tratamiento de problemas con niños con problemas emocionales.

Por similitud, suelen ser confundidos con los gerbillos, aunque en realidad pertenecen a familias muy distintas y lo único que tienen en común es que son roedores.

Aunque no existe una especie única a la que se le llame jerbo, éste nombre suele asociarse al jaculus jaculus, ya que es el más cotizado como mascota en el hemisferio occidental.

Permanecen activos durante el día y parte de la noche. Son animales sociales que viven en colonias. En conjunto, construyen túneles que miden entre 2 y 2,50 metros de longitud, teniendo por lo común varias entradas y diferentes niveles. Emplean las diferentes cámaras que construyen en éstos como almacén para el alimento y también para anidar.

En lo que respecta a su alimentación son vegetarianos. los alimentos más frecuentes son semillas, granos, raíces y plantas del entorno desértico.


Originally posted 2011-01-29 21:01:28.

Cuidados esenciales de los Hámsteres

Big ears again

Actualmente muchas personas han optado por llevar a casa un hamster como mascota, sobre todo en hogares donde hay niños, sin tener en cuenta la delicadeza natural de estos pequeños roedores que requieren de especial atención. Si elegiste uno de ellos debes conocer que se trata de un roedor de hábitos nocturnos, que suelen ser inquietos y les gusta la soledad. Alcanzan su madurez en sólo 6 semanas y su esperanza de vida oscila entre los 18 y 24 meses.

El momento ideal para llevarlos a nuestro hogar es 26 días después de su nacimiento, colocándolo en un sitio que reúna los requisitos indispensables para su desarrollo y cuidando de que esté solo, puesto que su gran sentido de territorialidad y su carácter solitario puede llevarlo a tener comportamientos agresivos. Es importante que desde el principio se acostumbren a tener contacto físico con sus dueños porque de lo contrario pudieran llegar a agredirlos.

Sería bueno colocarles ruedas para ejercicios, ya que estas mascotas tienen tendencia a pernoctar de día y llevar a cabo su entrenamiento físico en las noches. A la hora de elegir una jaula para ellos debe tenerse en cuenta que son roedores y de hecho muy ágiles y con gran habilidad para el escape, por tanto el plástico y la madera quedan desechados, la ideal sería confeccionada en metal.

Una característica muy particular de los hámster es que la temperatura de su cuerpo alcanza los 37 °C, similar a los humanos, cuando por alguna razón ésta desciende, su cuerpo comienza a hibernar, en este estado la frecuencia respiratoria y el pulso disminuyen tanto que son casi imperceptibles por lo que cuando un hámster aparenta estar muerto, antes de desecharlo es recomendable administrar calor por espacio de treinta minutos a una hora aproximadamente colocándolo encima de alguna almohadilla hasta una temperatura de 32°C. Sólo así podrá salir de ese  estado.

La alimentación de los hámsteres principalmente se compone de granos y deben comer 2 veces por día. Adicionalmente se les puede ofrecer algunas frutas y vegetales de hoja, eso sí debes asegurarte de proporcionarles comida seca ya que ellos suelen almacenar el alimento en pequeñas bolsas que tienen en el interior de las mejillas y los alimentos húmedos pueden obstruirlas. Las frutas y vegetales deben ser lavadas antes de brindárselas puesto que pueden infectarse por salmonella.

El agua del bebedero debe cambiarse diariamente y mantener la jaula limpia, cambiando la viruta al menos una vez por semana. Son sensibles a la desnutrición producto de una mala alimentación y con facilidad sufren de infecciones digestivas que le provocan diarreas.

A la hora de manipular estas mascotas se debe tener cuidado de que no caigan al suelo puesto que pueden quedar paralizados de la parte posterior. Para que los hámsters gocen de una buena salud deben extremarse las medidas higiénicas y procurar suministrarle una dieta balanceada.


Las cobayas y sus razas

cobayas

Si os queréis comprar una cobaya tened presente que existen 28 razas distintas para escoger.

El Abisinio, también llamado Aby, es una de las razas más antiguas conocida. Tiene el pelo corto y posee entre 8 y 12 remolinos o rosetas por todo su cuerpo. Se trata de la raza más conocida después de las de pelo liso.

El Angolan es un Abisinio Satinado y posee la misma cantidad de remolinos que el normal. Al tener el gen Satin, su color es más claro y por ello no son demasiado apreciados en Inglaterra, pero sí en América.

Angora es una raza muy similar a la peruana. Puede tener el pelaje a distintas medidas de largo. A diferencia de la peruana, esta raza puede tener las rosetas en cualquier parte del cuerpo.

El Alpacas se caracteriza por su pelo largo y ondulado a base de rizos. Tiene dos rosetas en las caderas y una en la frente.

La raza Baldwins es conocida por su falta de pelaje o por poseer únicamente pelo en las patas. Al nacer tienen algo de pelo pero lo acaban perdiendo todo a los dos meses. A pesar del aspecto parecido, se diferencian genéticamente de los Skinnys.

El Bitlonga se trata de una variedad de Teddy de pelo suave y recto de 3,5 cm de largo (tres veces más que el de los teddys normales). Todo el pelaje tiene el mismo diámetro y estructura.

El Bonet es de pelo liso y tiene una roseta entre las caderas, la cual hace que crezca el pelo en sentido inverso al del resto del cuerpo.

El CH-Teddy se caracteriza por tener un pelaje de 6 cm de longitud de punta.

La raza Coronet es de pelo largo y liso con un remolino en la cabeza en forma de corona (de ahí su nombre).

El Crestado Americano se caracteriza por su pelo liso, por ser monocromático y por tener en la cabeza una cresta en forma de corona de color blanco.

El Crestado Inglés es igual al Americano con la diferencia de que es totalmente de un único color tanto en cuerpo como en cresta.

El Crestado Irlandés tiene dos crestas en la espalda que miden entre 2,5 y 5 cm, creciendo el pelo de los remolinos liso y en sentido inverso.

La raza Curly es procedente de Suecia y como dice su nombre es de pelo rizado y corto.

La Cuy se trata de una cobaya gigante, habiendo varios tipos. Pueden llegar a alcanzar los 5 kilos y 50 cm de longitud.

Lunkarya se pronuncia ‘Lunka-ree-a’ y viene de la palabra sueca que significa oveja, tiene su origen en Suecia y su pelo es largo, áspero y rizado.

El Merino es de pelo largo y rizado y tiene un remolino en la cabeza en forma de corona.

El Mohair es una mezcla de Angora y Texel. Es de pelo largo y rizado y el número de rosetas en su cuerpo es variable.

La raza de Pelo Liso posee el pelo corto y sedoso sin remolinos.

El Peruano tiene sus orígenes en París alrededor del 1886. Es de pelo largo, liso, brillante y sedoso pudiendo alcanzar una longitud de hasta 40 cm. Generalmente tiene dos remolinos en las caderas y uno en la cabeza. La única zona de pelo corto es la del hocico por delante y el flequillo le cubre la cara.

El Peruano de Pelo Corto o Irlandés de Pelo Corto tiene un pelaje de 3 cm de longitud. Como los peruanos tiene dos rosetas en las caderas y una en la cabeza.

El Rex posee un pelo corto, rizado y áspero. Puede ser de cualquier color y se parece a la raza Teddy aunque es genéticamente distinto.

La raza Ridgeback es de pelaje liso y tiene una cresta por toda la espalda desde el cuello hasta las caderas. Hay varios colores de este tipo.

Los Skinnys se caracterizan por su ausencia de pelo salvo en el hocico. Al ser una raza nueva existen pocos criadores de esta. Tiene su origen en Canadá.

El Sheba Mini Yak se trata de una raza australiana parecida a la Abisinia pero de pelo más largo. Su pelaje es duro y de longitud media cayendo por todos lados.

El Sheltie o Silkie es de pelo suave, liso, espeso y largo cayendo en forma de crin. Es de caracter dulce y cariñoso.

El Somali es el resultado del cruce de un Abisinio con un Rex dando el pelaje de este último con muchos remolinos.

El Texel es de pelo rizado y largo sin ninguna roseta. Son de piel sensible por lo que no aguantan demasiado los tirones de pelo.

Para finalizar, el Us-Teddy, como indica su nombre, tiene el aspecto de un oso. Es de pelaje tupido, áspero, corto y resistente.  Se acaricia al revés, de la cola a la cabeza.

Hasta aquí todas las razas de cobayas y sus características. ¡Feliz elección!


Roedores domésticos

Los roedores, o rodentia, suponen el 42% de especies de mamíferos. Son una subclase –plancetarios– con más de dos mil especies diferentes. En general son pequeños y cuadrúpedos, pero han evolucionado en formas muy distintas dependiendo de sus condiciones de vida.

Sus incisivos suelen ser afilados por diferentes razones: para afilar la madera, alimentarse o defenderse de depredadores. Aunque muchos se alimentan de plantas y semillas, otros tantos tienen dietas variadas. Por otro lado, algunas especies se han considerado plagas, en la medida en que han afectado negativamente al hombre: se han comido sus semillas o extendido enfermedades, por ejemplo.

Analicemos los más comunes. A grandes rasgos, hay cinco grupos: el primero compuesto por ardillas, lirones y marmotas; el segundo, incluye castores, tuzas y ratas canguro; el tercero, ardillas voladoras africanas; el cuarto, abarca ratas y ratones; por último, está el grupo de los histricomorfos (incluye desde puercoespines, chinchillas a conejillos de Indias).

Los roedores domésticos, o especies hemerófilas, proporcionalmente son muy pocos, sin embargo, son las que conocemos mejor. Algunas especies de roedores no se pueden adaptar con facilidad a ser animales domésticos debido a su nocturnidad o indocilidad; otras, por ejemplo, necesitan vivir en manada o necesitan mucho espacio, por lo que su mantenimiento en el hogar es perjudicial.

No obstante, este tipo de mascota ha sido aceptada con mucho éxito debido a que suelen ser animales activos y divertidos, al tiempo que son fáciles de cuidar y económicos. Veámos cuáles se han hecho domésticos:

  • Cobayas: son hervíboras. Si los tenemos, necesitaremos una jaula tipo conejera, lo cual implica un poco más de espacio que un roedor medio. Son amaestrables y muy sensibles a las temperaturas.
  • Hamsters: existen muchos tipos. Son muy fáciles de cuidar.
  • Ratones: son animales muy resistentes y adaptables a cualquier condición.
  • Jerbos: han tenido mucho éxito como animal doméstico porque son muy juguetones y sociables.
  • Ratas: en contra de lo que puede parecer, se domestican muy bien. Necesitan una caja nido de madera, piedra o ladrillo y cosas que arañar. Hay que cuidar la higiene especialmente, desinfectando la jaula una vez al mes.
  • Degús: su gran ventaja como animal doméstico es que suelen tener hábitos diurnos y su longevidad (aunque su vida en cautiverio se suele ver reducida).
  • Chinchillas: uno de los roedores más longevos y pacíficos: rara vez te morderá.
  • Ardillas: siempre y cuando se les capture siendo aún jóvenes son muy domesticables. Pueden llegar a ser muy cariñosas.
  • Lirones: su fama de dormilones es cierta, por lo que con ellos podremos jugar un poco menos. Son omnívoros y su estado ideal es en pareja.

Originally posted 2010-12-19 22:53:01.